Leer en español

2018/MARCH/10 (EN)

English language editing: Martin Shough
FOTOCAT DATABASE STATUS
A quick overview of FOTOCAT, the established worldwide databank of photographic UFO & IFO reports, follows:
Up to 1800 – 1 (year 1762)
1800s         – 25
1990s         – 8,941
2000-2005  – 3,046 (total regular catalog: 12,013 entries)
2006-2018  – 257 (various exceptions & special programs)
Total FOTOCAT database: 12,270 entries
CUFOS Pictures at FOTOCAT
In the latest entry of this blog, Barry Greenwood explained his recent trip to the core of J.A. Hynek’s CUFOS at Chicago. Barry copied hundreds of files and distributed them as pdfs to a few US and foreign colleagues, me among them. One of these files contained scans of 111 photographs and documents related to UFO photographs taken in the US, some European and Latin American countries, Iran or Australia. These are in the process of being dated, cataloged and added to the digital archives of FOTOCAT. These are some examples of the pictures received.
NEW PUBLICATIONS BY THE AUTHOR
Original Work
(1) I have revised and expanded the article included in my prior blog’s update, “The Wanaque Reservoir 1966 UFO Pictures” and it is now uploaded here:
(2) Ballester-Olmos UFO research bibliography, 1965-2017. In the following link, I have updated my personal bibliography of 53 years of active ufology:
Published Work Reprinted
(1) “El suceso que nunca ocurrió" (The event that never occurred). October 12, 1992, Ucanca Valley, near the Teide volcano, Tenerife (Canary Islands). The rumor of an Army covert operation to recover a crashed UFO was in the end resolved as the clearing of the slope of a mountain after a rockfall. Another example of excessive, heated imagination. Originally published (in Spanish) in Cuadernos de Ufología, 1993: 
(2) “Spanish Air Force UFO Files: The Secret´s End”, a speech delivered to the 1993 MUFON Symposium at Richmond, Virginia, and a paper published in their annual proceedings, now reprinted here:
This paper, with the following companion essay, documents in detail how the official UFO disclosure process took place in Spain (1992-1999) and my role in it. “Monitoring Air Force Intelligence (Spain’s 1992-1997 UFO Declassification Process)”, was a lecture presented to the 1997 MUFON UFO Symposium:
Reactions to BELGIUM IN UFO PHOTOGRAPHS (VOLUME.1: 1950-1988)
I am happy to report that my book with Wim Van Utrecht has had a very good reception from readers, specialists and reviewers. Its free, online version at Academia.edu has received some 1,200 visits to date. The book is available in two formats. Online (free download, Academia.edu) and Hard copy in full color (UPIAR publishing house): 
In this note I will just go over a selection of the international comments the work has received in the first months since its publication, excerpts from book reviews, site commentaries and expert opinions: 
Peter Brookesmith (England): The authors are nothing if not scrupulous, meticulous and exhaustive in analysing the pictures they consider…Overall, an extraordinary achievement; and indispensable for the impartial observer. (Fortean Times, March 2018, p. 30).
Martin Shough (Scotland): …how the authors approach their task…I applaud this philosophy wholeheartedly…the authors’ logical and photogrammetric dissection of the evidence is inventive and seems impeccable…Their respect for the process of objective analysis…is an example to other researchers: This is how we keep our tools oiled and honed, and by the way it is how we demonstrate to scientists in conventional disciplines that thoroughly sound work really can be done in ufology. The acuity of their investigation is forensic, the clarity of their analysis is salutary, and the quality of its presentation in this book is virtually impeccable. I recommend it to all who want to know what UFO photographs are really worth, and to those who simply want to see the best of ‘citizen science’ in action. (Journal of Scientific Exploration, Spring 2018, in press).
Theo Paijmans (The Netherlands): …a meticulous analysis... Each and every of them is subjected to a thorough analysis and the conclusions are presented to the reader in clear language. The first volume of Belgium in UFO Photographs is a valuable tool. (Skepter, Spring 2018, p. 42).
Edoardo Russo (Italy): The result of this transnational collaboration is a textbook example of how to analyze UFOs in a rational way, using various technical skills to extract useful data to look for an explanation whenever this is possible: http://www.cisu.org/belgio-tutti-i-casi-fotografici/
Clas Svahn (Sweden): Much is…of interest to us who work to investigate similar cases and…there are also classical theatrical images whose stories are explained in detail with subsequent investigation and conclusions:
http://csblogg.ufo.se/csblogg3/?p=48120
COBEPS (Belgium): An indispensable book!
Greg Eghigian (USA): …considering how the scenarios surrounding identified flying objects can inform how we make sense of unidentified objects, it’s well worth your time. And here’s a big plus – it’s available for free:
Frederick Delaere (Belgium): This is undoubtedly a wonderful book about the Belgian UFO photographs. A book that must be in the bookcase of any serious UFO researcher.
Patrick Ferryn (Belgium): I am convinced that this book will be a landmark and I look forward to discovering it. It is really a must which should almost impose the reading to any ufologist. You have written here one of the most important books in the history of ufology, which will become a classic and rightly so. I encourage everyone around to read it.
Hans-Jürgen Köhler (Germany): I have just browsed your new book and am thrilled. Have you really succeeded in picking up and explaining vividly the UFO photo topic? This can be understood well beyond the Belgian borders! Class!
Thiago Luiz Ticchetti (Brazil): very good job!
Ole Henningsen (Denmark): a great work, Super job done by two dedicated European UFO researchers.
Gilles Fernandez (France): Great work, bravo and thank you to put it once again in free access.
Manuel Borraz (Spain): An impressive work for two reasons: on the one hand, the meticulousness and rigor of the process of documentation, analysis and discussion of almost four decades of photographic evidence of the "UFO phenomenon" in Belgium; on the other hand, the scarce, if not null, probative value that results from having that corpus of photographic records. Although the latter is something that, at this point, should no longer surprise us.
Roger Paquay (Belgium): Very nice work. 
Jacques Bonabot (Belgium): I was thrilled by the work, it is unlike anything I have seen before…I look forward to reading the second volume.  
Tim Printy (USA): It is a very well researched document and, best of all, it is free. I highly recommend that all readers of SUNlite download and read this book (SUNlite, January-February 2018).
Robert Sheaffer (USA), The most impressive aspect of this volume is its painstaking methodology. Even if you're not interested in little-known retro UFO cases in Belgium, the book is worth looking into just to see how the authors go about their investigations: http://badufos.blogspot.com.es/2018/01/book-notes-belgian-ufo-photos-and.html?m=1
Our announcement press release has also been reprinted on several blogs, websites and magazines from Europe and South America: Chris Evers’ Outer Limits Magazine (England); J.C. Victorio Uranga’s Misterios del Aire (Spain); Milton Hourcade’s UAPSG (Uruguay); Belgisch UFO-Meldpunt (Belgium); El Ojo Crítico (Spain); SPICA (France). 
UFO RESEARCH AND UFO REPORTS
Deconstructing a 1950 UFO Fake
There are images one has repeatedly seen which, in turn, have an obscure origin. It adds to their enigma. This picture I will deal with next is one of them. I practically knew it since I was a teenager and always during my lifetime as a UFO researcher I have wondered about it. But never thought of digging into it. By chance, very recently an American ufologist asked me about it and sent me his own records. He had finally found the original source where it was first published. I then checked all the bibliography I had compiled, dived into an undocumented Spanish track I had and managed to find what might well be the motivation of the photograph. Finally, I asked four photo-analysts to look at it. This all has ended in the following article, one that it is formally uploaded and referenced as:
DECONSTRUCTING A 1950 UFO FAKE
Vicente-Juan Ballester Olmos
This story could be told in two ways. Starting with the problem and ending with the solution, or the reverse. In the case of this controversial UFO photograph from the early years of the flying saucers craze, I will not follow the chronology of when researchers became aware of the facts but the historical sequence, that is, when things developed, although they were known later.
La Voz de España was a Francoist newspaper edited in San Sebastián city, province of Guipúzcoa, in the north of Spain, 20 km from the frontier with France. The cover page of the issue of Wednesday, March 22, 1950 shared its selected news with this amazing headline: “Flying Saucers [Platillos volantes] over San Sebastián”. It reported that at 3:30 pm on the prior Sunday, Mr. Mauricio Basurco, a dental technician, and his two twin sisters saw “something black” through one window of their apartment. “Immediately I thought of the flying saucers fad,” the man said. This object was lost to sight between roofs. One of the ladies went to the kitchen’s window and from there they witnessed two more objects.  “They didn´t look like airplanes to us,” Mr. Basurco claimed. They were oval-shaped with a black stripe in the middle emitting sparks around. They crossed a cloud bank and reappeared on the background of the blue sky. Now, their shape was “black and they looked like a gramophone record.” Then, five more objects bobbed up, three of which marched almost altogether, “as in a squadron”. The sighting lasted 5-6 minutes.
La Voz de España, March 22, 1950 edition. Credit: J.C. Victorio Uranga.
In my view, this is the unsuspected prelude, never told before, to a long story. 
The Teen-Age Times was a short-lived1 weekly magazine for youngsters edited in Dublin (Ireland). Sensationalism-bound, the March 24-26, 1950 edition carried on its cover page an extraordinary and exclusive news feature: Russians had developed a “suspension bomb” that would be “swinging like a red star over your city,” and this could somehow be related to the apparition of flying saucers. This piece was signed by “Nobel Price”. Hand in hand with the information was a photograph of nothing less than “the first sensational picture of The Flying Saucers.”  Two bomb shells, indeed…if true. Regarding the so-called suspension bombs, nobody heard about this anymore. Regarding the picture, we will judge it later. 
The present article has been motivated by David Marler, a US UFO researcher who was investigating this picture for a long time. David queried me on the FOTOCAT assets concerning this photo. At that time, my catalog had this “case” in two different entries, one as located in Dublin, another in Mexico. The reason for this mistake will also become apparent later.
Cover of Teen-Age Times of Friday-Sunday, March 24-26, 1950. Credit: D. Marler.
The sensational shot pretended to show the flight of an armada of several saucers on a background of clouds. The only information is provided in a short caption that said nothing about provenance, date, or location. Just the image was the proof. 
I favor the hypothesis that the young editors of Teen-Age knew about the Spanish case published a couple of days before. The scene of several black ovals flying in formation on the sky inspired them to design a UFO photo with of a fleet of five flying discs.  
Coverage
This picture had a worldwide dissemination, both immediately and in the years to come. Because the original source lacked any information, every further release adapted it to the interest of the newspaper, magazine or book where it was reprinted, generating diverse environments for the plate, as far as date and location is concerned. Coming up next is a sample of bibliographical entries to document this statement.
The first re-publication I know is a Brussels (Belgium) French-language newspaper by the name of La Dernière Heure of March 28, 1950 that inserted this on its first page, turned 90°. In a brief caption signed by “K.”, the newspaper repeated the Irish magazine’s speculation that flying saucers were “suspended bombs” and finished it with the locution: “Se non è vero” (even if it is not true…). 
Picture and caption in La Dernière Heure, March 28, 1950. Credit: D. Marler.
It next appeared on the cover of the magazine L’Avvenire d’Italia, published in Bologna (Italy), March 30, 19502. The caption presented it as “the photograph of five discs [that] appeared in the Mexican sky and [were] chased by aviators.” On March 12 and 16, 1950 there had been some UFO sightings in the Mexico City international airport, probably reported in the magazine before. This photo was opportunistically associated to these cases. Incidentally, the Mexican observations were caused by the flight of a balloon.    
Poor reproduction from L’Avvenire d’Italia, March 30, 1950. Credit: G. Stilo.
The Outspan was a South Africa weekly magazine. In its January 1, 1954 edition, it printed an article by David Marais entitled “Are We Being Watched?” with the Irish photo published (inverted 180 degrees this time)3. The caption read: “Another photograph showing five metallic objects hovering under a cloud-filled sky. They were photographed in Britain.” 
The Outspan, January 1, 1954. 
The outstanding French thinker and ufologist Aimé Michel published his first book in 1954: Lueurs sur les soucoupes volantes, Mame (Paris). There, in plate #28, this picture was described as “another American photograph of flying saucers”.  I am afraid good old Aimé did not control the materials used to illustrate his book, or simply the US origin was added because the context had to do with US UFO sightings. 
Lueurs sur les soucoupes volantes, Aimé Michel, Mame, 1954. Credit: B. Mancusi.
Michel’s book was translated into English and published in the United States in many editions, both hardback and softcover and paperback. In 1956, Criterion Books (New York) released it as The Truth about Flying Saucers, which contained the same photo in plate #21, with the same caption. Keystone agency was listed as the source for the print.
The Truth about Flying Saucers, Aimé Michel, Criterion, 1956. Credit: O. Henningsen.
Next in our admittedly incomplete journey to the many places where this picture was used to illustrate articles and books, we come to the Rand Daily Mail of January 4, 1972, where we find it captioned with the following sentence: “Flying saucers over Dublin? The photograph -one of the 5 per cent “unexplained” recordings of UFOs- was taken in 1950.” In the year 1972, stating that only 5% of all UFO sightings were not explained was quite an advancement.  
The poor-looking cutting of the Rand Daily Mail of January 4, 1972. Credit: M. Gershtein.
An Italian book entirely devoted to UFO pictures, Obiettivo sugli UFO, by Gianfranco de Turris and Sebastiano Fusco (Mediterranée, Rome, 1975) included this shot in its collection (Keystone Photo). With a peculiar dating and location: “Newport News, Virginia, USA, July 14, 1952. This photo documents one of the most famous sightings, made aboard a DC4 of Pan American flying over Virginia with civilian pilots William B. Nash and W.H. Fortenberry.” It is true that the Nash-Fortenberry airborne event was a celebrated incident in the early 1950s but connecting the picture to this sighting is just a figment of the imagination of the book compilers!
Italian fiasco news in the De Turris-Fusco book.
In the absence of any bit of solid information from the source, every writer who profited from this image wrapped it with his own words. “These UFOs in a modified V formation were photographed somewhere in the U.S. in the 1950s,” is what we find in page 85f of a US compilation of UFO pictures, UFOs. A Pictorial History from Antiquity to the Present, by David C. Knight, published by Mc. Graw-Hill in 1979. 
The photo in the David Knight collection.
This clumsy and coarse flying saucer image has helped over the years to maintain the faith in the 20th century myth. Both generalist media and UFO specialists fell into the trap to bless the photographic document without any reason. Everyone added the literary comments they saw fit. If the image was good, why bother to check?
The best available print of this photograph was on sale on the internet some time ago and it was promptly acquired by David Marler. This still is “an uncropped and much larger version” than anyone else’s, he asserted.4 There are other versions available in the market.5
This 8x10 glossy print had glued to its back a Keystone teletype news dated March 25, 1950 indicating it was reproduced from the Dublin’s newspaper Teen-Age Times. Credit: D. Marler.
Study
Let us now examine the proper photo. Considering the source (basically an entertainment journal for youngsters), the text surrounding the picture, and the crude photography, you do not need to be very clever to realize it was an image fabricated to illustrate the self-created news feature where flying saucers were mentioned.
I have consulted four different photographic analysts from Europe, US and Latin America to seek their opinion on the image. The consensus was unanimous: it was a fake. The discrepancy arose on the technique used to commit the hoax. 
John English (former National Technical Specialist, NARCAP) reported that “image embossment indicates circular components have been added to original background. Also shows implement marking adjacent to circular features [see arrows], possibly needed to aid in material application”.
Image embossment. © J. English.
The US researcher used image edge enhancement to reveal “circular components consistent with a liquid deposit” (below, left) while the image background removal shows “circular components consistent with a liquid deposit onto a background” (below, right).  
For John English, “image test results indicate the circular components in this photo have been added to the surface of the original photo or are an overlay. These components are consistent in form and feature with a liquid deposit.” In conclusion: “the artifacts appear to be drops, shape and features are consistent with a liquid over a substrate and exhibit what appears to be surface tension with a tension gradient at the edges.”6
The Belgian imagery analysis expert Benoît Mussche has examined the picture and this is his overview: “I have enhanced the photo and it does not look like objects in the sky. It looks a photo of the sky superimposed in the dark room with a photo of solid objects on a plane surface on a black background (or white, whatever). The objects themselves do not even look symmetrical or designed with any concern for aerodynamism in mind. In any case, definitely a fake.”7
Image enhancement. © B. Mussche.
Hailing from Mexico, Leopoldo Zambrano Enríquez’s assessment is: “This photograph reminds me that of 1963 allegedly taken by a commercial pilot from the air over Venezuela.8 It simply turned out to be a button on the image of an aerial shot and photographed again. The supposed shadow produced by the flying saucer on the terrain was drawn on the photo, then the set was re-photographed. Most probably it was a fake made the journal that published it in the first place.”9 
Claimed to be taken in a flight from Barcelona to Maiquetia (Venezuela) in 1963, it is one of a series of different hoaxes created by Delio Ribas aka Francisco Arrieta aka Iñaki Osés.
Our last consulted expert, Mark Easen, BUFORA’s photographic analyst, observes that the various photographs available “appear to be different renditions of the same source (newspaper) image, each with different exposure levels, cropping and one is rotated 180 degrees to the other two…The images we have to work with are of insufficient quality to  enable a positive identification of the objects to be made from the photograph alone, although I can say that the lighting of some of the larger objects appears a little inconsistent with the apparent direction of the main light source (Sun).”10  In summary, the study performed by Easen continues to indicate: “There is no witness statement available so we have very little to go on in our attempts to reach an objective decision as to exactly what the photograph depicts. In my opinion, the photograph could easily have been staged by taking it through a glass panel onto which some objects or shapes had been arranged, and this possibility might explain the apparent inconsistency of the objects lighting?” In conclusion, the British photo-analyst writes: “One thing is for sure though, there is nothing in the evidence provided or subsequently obtained to indicate any non-man made or 'ET' involvement.”
Wim van Utrecht, a veteran and canny UFO researcher from Belgium, sent his opinion to EuroUFO, the largest European internet forum of UFO scholars, where I had started a thread to document this picture:  “For what it's worth -Van Utrecht stated-, and judging from the better picture, I wonder if the big objects could not have been chestnut mushrooms laid out on a glass plate and photographed against a sky background. The smaller blobs could be splatters of grease.”11
But there is more. Van Utrecht noticed serious problems in the illumination of the various components of the photograph. Lighting comes from different angles. An incoherent situation that clearly reinforces the argument “against this being a formation of objects floating in the sky.”12
Lighting sources. © Wim van Utrecht. 
Extending this brief essay would be a waste. The case does not deserve any more work.  A fabrication is beyond any doubt. We have also exposed the evolution of a UFO picture, how it was possibly inspired and how writers use images without doing their homework.    
Notes and references
(1) According to David Marler, the weekly tabloid was only published from November 1949 to April 1950, 
(2) Giuseppe Stilo, Scrutate I cieli! UPIAR, 2000, page 344,
(3) http://www.project1947.com/fig/outspan54.htm
(4) David Marler, “The Flying Saucer Invasion of 1950 - Farmington, NM and Beyond,” in 2016 MUFON International Symposium Proceedings, Orlando, Florida. 2018 update: http://www.davidmarlerufo.com/farmington-nm-1950
(6) John English, e-mails to V.J. Ballester Olmos, February 16 and 17, 2018.
(7) Benoît Mussche, e-mail to V.J. Ballester Olmos, February 17, 2018.
(8) The A.P.R.O. Bulletin, March-April 1967, page 5, 
http://www.openminds.tv/pdf/apro/apro_mar_1967.pdf
(9) Leopoldo Zambrano Enríquez, e-mail to V.J. Ballester Olmos, February 18, 2018.
(10) Mark Easen, e-mail to V.J. Ballester Olmos, February 19, 2018.
(11) Wim van Utrecht, e-mail to EuroUFO, February 16, 2018.
(12) Wim van Utrecht, e-mail to V.J. Ballester Olmos, February 16, 2018.
Acknowledgements
Thanks are due to David Marler for inspiring me to review this repeatedly publicized non-event. To Ricardo Campo (Spain), Giuseppe Stilo (Italy), Mikhail Gershtein (Russia), Bruno Mancusi (Switzerland), Ole Henningsen (Denmark) and J.C. Victorio Uranga (Spain) for documentation. To Claude Maugé (France) and Ulrich Magin (Germany) for references. To John English (US), Wim van Utrecht (Belgium), Benoît Mussche (Belgium), Leopoldo Zambrano Enríquez (Mexico) and Mark Easen (England) for image analysis. To Martin Shough (Scotland) for editing.                       
Pentagon UFO Study 
As expected, realistic views on the “Pentagon UFO Study” and the related video footage are being aired. Research comes later than sensationalism. Three valuable items appeared in February. First, Micah Hanks comments in:
http://mysteriousuniverse.org/2018/01/debunkable-pentagon-ufo-footage-falls-under-the-critical-eye-of-online-skeptics/
Then the report published in the Goddard’s Journal:
The rotating Gimbal UFO promoted by The New York Times is here shown to be a nearly perfect match to the rotating hot-engine exhaust of a jet recorded on the very same ATFLIR gimbal-camera system. Minor differences are shown to be attributable to circumstantial differences such as distance. 
If the contents seen in grainy footage alleged to be extraterrestrial (ET) technology are even fairly similar to human technology albeit not perfectly discernible, they are not evidence of ET technology. In other words, if we cannot rule out the ordinary we have no grounds to propose the extraordinary. Yet the similarity to human technology in the Gimbal Video exceeds a 'fairly similar' criterion. The Gimbal Video therefore presents no evidence of ET technology, it's just ordinary evidence of an ordinary phenomenon, jets.  
And finally, the entry by Sarah Scoles in Wired:
Miscellaneous
(1) Since 2011, UFO student Curt Collins has been investigating one of the most striking cases in Americana ufology, the encounter of the Cash-Landrum family with a UFO that provoked radiation-like physiological effects. In the process, he has made an important contribution by sharing with his peers all the information available until now concerning this event: 
Now, he has been able to assemble a major file on this episode. Once it is organized, it will be aggregated to the above list of documents; in the meantime, Cullins has written a thrilling entry in his blog about the contents of the collected archives and his first impressions. It appears that not all has been published or accurately reflected in the known literature:
I look forward to knowing more details, findings and eventual conclusions.
(2) “How UFO Reports Change with the Technology of the Times,” an article by professor Greg Eghigian of the Pennsylvania State University in the Smithsonian Magazine: https://tinyurl.com/y7xrq6un
(3) Dr. David Clarke reports about the surviving small pieces of a small manufactured flying saucer found at Silpho Moor, in the Silpho Village, North Yorkshire (UK) on November 21, 1957. The remains of this tiny object (examination by experts disclosed its earthly origin) were deposited in London’s Science Museum in 1963 and have remained there unnoticed by ufologists until recently. Read the full story here:
(4) Three views on Hynek. “The Secret Life of J. Allen Hynek,” by John Franch (2013), https://www.csicop.org/si/show/the_secret_life_of_j_allen_hynek
“The Close Encounters Man,” by Mark O'Connell, HarperCollins, 2017, 
And David Halperin’s book review in the “Journal of a UFO Investigator” site: 
(5) The book “Scientifical Americans: The Culture of Amateur Paranormal Researchers,” authored by Sharon Hill (McFarland & Co., Jefferson, NC), 2017, is commented in: https://mattbille.blogspot.com.es/2018/01/book-review-scientifical-americans.html
(6) 2017 annual report by the Argentine UFO desk:
(7) “Ufology in Switzerland,” (in French), an article by Bruno Mancusi, originally published in UFOmania Magazine, #71, 2012, now online:
(8) Latest in ball lightning research: “Synthetic electromagnetic knot in a three-dimensional skyrmion,” by W. Lee, A. H. Gheorghe, K. Tiurev, T.Ollikainen, M. Möttönen, and D.S. Hall: 
(9) Off-topic. Long-time ufologist, amateur paleontologist and dinosaur hunter Ray Stanford made an extraordinary discovery in 2012, an 8.5-foot-long slab of rock in the parking lot of NASA’s Goddard Space Flight Center in Greenbelt, Maryland. Its upper surface is covered with Lower Cretaceous (~110 million years old) footprints of at least three types of mammals, which he was the first to detect. It also contains tracks of a variety of dinosaurs, like theropods, sauropods, and nodosaurs, and even footprints of pterosaurs. After years of research under the lead of top experts in this scientific field, a paper has just been finally published in a journal as important as Nature: “A diverse mammal-dominated, footprint assemblage from wetland deposits in the Lower Cretaceous of Maryland,”
The article has been acclaimed by the media, i.e. Science magazine:
https://tinyurl.com/ycgpxl94
On a more personal note, you can read this article of mine (in Spanish) about the personage: “Encuentros cercanos con Ray Stanford” (Close encounters with Ray Stanford), 
During an informal working meeting in Feldkirchen-Westerham (Germany), November 2004. Left: Ray Stanford, with laptop, Dr. Auguste Meessen, standing, and V.J. Ballester Olmos. 
LITERATURE
A Dark Red Sky
With this literary title, the new book by Italian UFO researcher Giuseppe Stilo presents (UPIAR, 2017) the 1947-1949 arrival of flying disks over Italy and the world. A thorough and well-documented 414-page volume which, once more, places Stilo in an authoritative position in the study of the UFO phenomenon. And let me put it bluntly: if most of UFO students would speak French, Spanish and Italian, in addition to English, the advancement in our knowledge of the roots, influences, rhymes and reasons, and causes that shaped the most universal mystery of our times would have gained in traction. When one thinks that 20 years after the start of the UFO era, books were still released with titles like “flying saucers on the attack,” one becomes conscious of how much time was lost by a blind faith (and publishing greed) in a misconception. 
Back to Stilo. This book inquiries into the initial period of the phenomenon, but this requires to be seen in the perspective provided by the author’s entire opus. It all began with Operazione Origini (Operation Origins), a CISU project started in 1984 to retrieve press cuttings for the early years (1946-1954) on which he embarked in 1988. He continued to produce a history of UFO reports in Italy and in the rest of the world. The encyclopedic erudition of Stilo in ufology has not many parallels. His work documenting what had happened and when and where is overpowering. Reading what is already a veritable library of books by him, might save a newcomer dozens of years’ worth of investigation and documentation. Therefore, I will hardly touch this one volume that, naturally, wanders by the Italian panorama in 1947 and the birth of the flying saucer phenomenon, the 1947-48 wave, the “phantom airplanes” of 1948-49, and the growth of the ETH during 1949 and the impact of foreign reports in the Italian media. The book makes a quantitative analysis of cases known in the 1947-1949 period in Italy and reviews the international panorama of the flying disk prodigy. This book (“Un cielo rosso scuro”) is available here: http://www.upiar.com/index.cfm?artID=189&st=1
Giuseppe Stilo’s other books form an indispensable collection by themselves, thanks to the unpayable effort of UPIAR publishing house in Turin:
“Scrutate I cieli!” (Watch the Skies!), UPIAR, 2000. 424 pages to document the 1950 wave, http://www.upiar.com/index.cfm?artID=148
“Ultimatum alla Terra” (The Day the Earth Stood Still), UPIAR, 2002. This large volume of 536 pages deals entirely with the 1952 UFO wave,
“L’alba di una nuova era” (Dawn of a New Age), UPIAR, 2004. The 1946 ghost rockets phenomenon is examined in this 228-page book, 
“Il quinto cavaliere dell’Apocalisse” (The Fifth Horseman of the Apocalypse), UPIAR, 2006. This first volume, a mammoth tome of 680 sheets, covers the large wave of 1954 from January to October, http://www.upiar.com/index.cfm?artID=149
“Il quinto cavaliere dell’Apocalisse, Vol. 2,” UPIAR, 2016. The second tome with 504 pages is devoted to the months of November and December 1954, 
Another look at the UFO phenomenon
The Belgian physicist Roger Paquay has spent many years studying the UFO phenomenon. He has analyzed the most outstanding observations reported during the celebrated UFO wave of 1989-1992 in his country. Paquay has just written a 186-page book (in French) with the results and conclusions of his investigation: “Le Phénomène OVNI. Un Autre Regard”, one that I do recommend. I was more than happy to upload it into the Academia.edu portal, from where it is downloadable free through this link: 
Mysteries of the Marfa Lights Revealed
It is a scientific book (published 2013) written for the layman, penned by a professional scientist, Robert Wagers, Ph.D. in electrical engineering (Stanford University) and his wife Judy, a retired department manager in a University Medical Center in Texas. They have explored the history, science, geography and meteorology of the Marfa plains, where the mysterious lights allegedly develop. The book comprises 262 pages, with very many illustrations devised to be pedagogic, with graphs, maps, plots, tables and photographs that make their reasoning understandable to every possible reader. There is also a good bibliography, specific for every chapter, that provides the reader with complementary information.
To begin with, they know well that a local legend exists in the region at least since 1883 and from the very outset the authors state that “historic observations are consistent with known physical processes…[that] could have caused the observed light phenomena” (page 4). Chapter 2 gives such a complete orientation of the Marfa Plains that it makes you feel you know the locale as if you were a true Tejano. The following chapter reviews some early sightings and the people who have contributed to the popularity of the subject. The Wagers write: “In June of 2006, we got more than 30,000 hits [of Internet searches for “Marfa lights”]. By June of 2011, the hits had grown to 145,000.” (Page 19). I checked this right now (February 2018) and the figure has increased to 430,000! The subject warms up by itself through a real feedback effect. Chapter 4 centers in the 1880s in the region and it displays an original table with all possible types of lights available to be seen on the Plains since eons ago to current day. 
“Mysterious lights have one thing in common with ordinary lights. They both require a source of light,” (page 57). With this starting, elementary point, the Wagers devote the next chapter to give an abbreviated course on Light and how various sources of lights are perceived by human vision. “Combine the high number of roads and ranches with the enormous distances that light can travel and still be perceptible to a person, and you have the opportunity for a lot of sightings,” they point out in page 73. Chapter 6 describes and studies one of the classic Marfa lights cases, that of Ruth Bownds. Basically, you can discount an explanation based on the wrong assumption that a light is close, but if this is over a dozen miles away, the analysis considers additional factors to repudiate the strangeness of the luminosity.  
The following chapter examines some detailed, 1922-vintage sightings and they become the prelude to the story of the origin of many strange modern lights: automobile headlights! Chapter 8 (“Bending Light Beams”) introduces a central, major concept to be considered in the analysis of Marfa light examples: mirages. How they are created and why this area has a proclivity to this phenomenon, related to both optics and atmospheric physics: “Mirages of the sky are commonplace around Marfa,” the authors affirm (page 119). The study of other phenomena like temperature inversion and light propagation during night hours is shown to account for some reported incidents. The observation of geology student Robert Black camping in the area in December 1985, well publicized in topical books, is surveyed and solved in chapter 10 as ranch personnel car’s headlights, reflected off the roadway in front of them, encountering haze that reddened the light beams that were observed by the campers. The Wagers effectively write: “It takes just two sentences to sum up the mystery now. But it took years to put all the pieces together,” (page 171). Two more chapters present more sightings that have equally obscure explanations. What looked like lights “going up” or multicolored lights chasing cars were only misperceptions of automobile lights, or the moonrise light reflecting on ice crystals in cirrus clouds.
After a well-done job, the authors finally reach their chapter 13, “Conclusion”. “We found‒Robert and Judy Wagers write‒that generically the physical process responsible for all the lights was the thermal agitation of the molecules found in very hot matter.” They refer to the sunshine (in the form of mirages), a purely natural phenomenon, and tungsten, that is, high-intensity mobile lights from cars. In page 227, the authors supply this final thought: “In the thin, dry air of the Marfa plain, refraction and reflection make the perceived lights do unexplained things, like move upward or appear as large, iridescent balls.” They mean it and they can prove it.
They apply science and common sense, the less common of the senses, and take you through an educated journey that convinces you altogether that there is no mystery behind the Marfa lights. If you are reading this blog it is because you are fond of anomalies, therefore this book is a must, to find awareness and deductive information within a most pleasant reading. There are a few versions available, Color, B&W and Kindle:  
Once Upon a Time in UFOland
Under this title (“Érase una vez en ovnilandia” is the original book title in Spanish), Chilean lawyer, criminologist and UFO researcher Sergio Sánchez Rodríguez offers in this volume a history of the development of ufology in France, from the early fifties to the present day. UFO investigation in France has always had a very particular stamp and this book “reviews the hypotheses, speculations and theoretical debates that have marked the French ufological saga,” the author writes in the work’s synopsis. A scholarly text that you can find through Amazon:
SUFOI Position Statement and Book
The following January 2018 press release by veteran Danish organization SUFOI, under the title of “60 years of UFO research,” is self-explanatory and profoundly significant:
People have always encountered mysterious aerial phenomena. In the latter half of the 1940s and the beginning of the 1950s, the Cold War and cultural climate gave these phenomena the concrete form as flying saucers, and later UFOs interpreted as alien visitors – and this hasn't changed significantly since. In this climate of fear of a devastating nuclear war between the great powers and the hope that the “space brothers” from beyond would visit Earth and save us from annihilation, the organization “Scandinavian UFO Information” (SUFOI) was created on December 17th, 1957. Its purpose was simple in 1957. SUFOI would collect as many UFO reports as possible in order to convince scientists and politicians that Earth was being visited from outer space, and that the visitors could help us save the planet.
Today –60 years later– SUFOI still exists, and people continue to see unexplained things in the sky. But the world has changed. The SUFOI of today is a completely different organization from that of 60 years ago. Today, the many years of experience and knowledge we have acquired allows us to interpret UFO phenomena in a new way: Nothing suggests that Earth is being visited from outer space, and there are many down-to-earth explanations for UFO sightings.
With this approach to the UFO myth, SUFOI as an organization is currently very isolated. Around the world there are many UFO organizations that base their membership activities and publications on a belief or hope that some UFO encounters could be signs of alien visitors. For these organizations, the number of sightings is proof of these visits, and they still have the goal of collecting as many reports as possible – just as SUFOI did 60 years ago. These organizations seem uninterested in investigating the reports in depth, perhaps because they would then risk finding out that they have plausible explanations, even the ones that seem most mysterious. The livelihood of these organizations (member interest and income from the sale of publications) would then crumble. SUFOI’s experience is that this approach to people’s interpretation of aerial phenomena does not increase our knowledge about ourselves and our surroundings, but simply maintains the status quo and keeps the UFO business running.
SUFOI goes against the stream and, to commemorate the organization’s 60th anniversary, it has published the book UFO'er –Myter og viden (UFOs – Myths and facts), the first Danish publication to bring together the many years of research, giving an insight into the historical development of the subject and our knowledge of UFOs. The book is bound in A4 format with 204 pages and 120 illustrations in black & white and color.
I fully agree with SUFOI in its 60-year-long assessment and I only disagree on one thing: they are not isolated at all in sustaining this thought. On the contrary, it is increasingly the global trend, both in independent researchers and organizations.
For Danish-speaking ufologists and aficionados, the book (by P. Borgaard, H. Dethlefsen, K. Møller Hansen, T. Haunstrup and O. Henningsen) can be acquired from http://www.sufoi.dk/butik/?106,en_ufoer-myter-og-viden-b-087 or through the “Doner” button at www.sufoi.dk
Unexpected Sequel
As UFO phenomena develop all over the world, international data exchange is basic in the progress of this study. In the above book I have found one image that immediately caught my attention: a yellowish fireball-looking object supposedly flying parallel to the horizon. This photograph was taken on the afternoon of July 13, 1969, eight miles East of Femø island, located in Denmark, north of Lolland, over a tourist sailing. Mr. Preben Gelt intended to capture the small island (population 154), which you can see as a narrow strip low on the horizon. Nothing out of common was noticed at the time, but when the picture was developed (analog photo, chemical developing) he discovered this tiny ball of light, as a bright meteor. 
The picture was taken to SUFOI in 1977 and their technicians analyzed it, after astronomers rejected the idea of an actual daylight bolide. SUFOI photographic consultant Hans Bødker highlighted the fact that the tail of the “object” lies absolutely in parallel with the image edge, which would indicate a development flaw. It was, obviously, in line with the lack of any visual observation, either by the photographer, or by others in the boat or elsewhere. SUFOI requested an opinion from Ground Saucer Watch, a controversial US organization dealing with UFO photography. It concluded that “the yellow-streak is typical of the chemical that was accidentally spilled on the emulsion prior to the development of the color film.” That is, the image was caused during the processing of the film. SUFOI concluded the image’s signature was due to a faulty chemical processing. We concur. 
July 13, 1969, close to Femø island, Denmark. © P. Gelt. Credit: Ole Henningsen, SUFOI.
Coincidentally -or not so much, given our common interests-, Belgian researcher Wim van Utrecht and I couldn´t avoid connecting this image to a relatively famous UFO photograph taken in the Summer of 1966 in the Zurich-Kloten airport (Switzerland). It is another example of the same processing flaw, this time double. The photographer was an airport security officer and at the same time a space visitors’ believer, not in vain he was the leader of the oldest UFO group in Austria, characteristically named “Interplanetarik Austria” (oh, how much I miss when there were still innocent witnesses!). During the documentation of this picture, Danish colleague Ole Henningsen informed me that back in 1985, SUFOI president Kim Møller Hansen already linked both pictures as having the same mundane nature. This is comparative ufology, and experience dictates that it always serves to resolve cases, never to add strangeness to a given UFO event.
Summer 1966, Zurich-Kloten airport. © Felix R. Maschek. Credit: Daily Mail.
An Outstanding Brand New Spanish Book
Ricardo Campo Pérez was born and lives in the Canary Islands, holds a Ph.D. in Philosophy (La Laguna University) and has been a UFO researcher since 1990. His approach to the subject of UFO phenomenology is straightforward, academic and down to earth. A tireless investigator that never drops a case-prey until solved, he already authored books on this matter in 2003 and 2006. But now he has released a giant volume of 700 pages where he examines, sighting after sighting, all UFO events (or assimilable phenomena) reported in the Canary Islands from the XVIII century up to 1980. This is what “El fenómeno OVNI en Canarias” (The UFO Phenomenon in Canaries) is about. The final work is uncommonly remarkable in this area of research and I have written a detailed review in the Spanish section of this blog. Undoubtedly, this book is highly advisable for anyone who wants to scout over the history of the UFO observations in the magical volcanic islands of the Canary archipelago. At a bargain price of 20 euros, it can be purchased from this link:
PERSONAL LOG
Let me add here a picture with a family touch: me and my two little grandchildren, Lucas and Fernando. 
Thanks
To the following colleagues who have sourced material or analysis to the current edition of this blog: Matías Morey, Luis Ruiz Nóguez, Edward Stewart, Dr. David Clarke, Edoardo Russo, Ole Henningsen, Björn Borg, Rubén Lianza, Dr. Robert Wagers, and Dr. Ricardo Campo. 
BOOKS BY THE AUTHOR             
A Catalogue of 200 Type-I UFO Events in Spain and Portugal
OVNIS: el fenómeno aterrizaje (UFOs: The Landing Phenomenon)
Los OVNIS y la Ciencia (with Miguel Guasp) (UFOs and Science)
Investigación OVNI (UFO Investigation)
Enciclopedia de los encuentros cercanos con OVNIS (with J.A. Fernández Peris) (Encyclopedia of UFO Close Encounters in Spain) 
Expedientes insólitos (Unusual Files)
These are available in the usual second-hand market, for example: 
Norway in UFO Photographs: The First Catalogue (with O.J. Braenne)
UFOs and the Government (with M. Swords & R. Powell and C. Svahn, B. Chalker, B. Greenwood, R. Thieme, J. Aldrich, and S. Purcell)
Avistamientos OVNI en la Antártida en 1965 (with M. Borraz, H. Janosch & J.C. Victorio) 
Belgium in UFO Photographs. Volume 1 (1950-1988) (with Wim van Utrecht)
HOW YOU CAN COLLABORATE WITH FOTOCAT PROJECT
There are several options you can follow:
     · Volunteer work, onsite or remotely
     · Deliver sighting reports, photographs, archives, bibliography, etc.
     · Donations to help defray research expenses
You can reach us directly by writing to the following postal address:     
     Vicente-Juan Ballester Olmos
     Apartado de Correos 12140
     46080 Valencia
     Spain
Alternatively, through e-mail: ballesterolmos@yahoo.es
2018/MARZO/10 (ES)
BASE DE DATOS FOTOCAT 
Un rápido vistazo al estado más reciente de FOTOCAT, el banco de datos mundial de informes ovni fotográficos, da cuenta de esta información resumen:
Hasta 1800 – 1 (año 1762)
1800s         – 25
1990s         – 8.941
2000-2005  – 3.046 (total del catálogo principal: 12.013 registros)
2006-2018  – 257 (excepciones varias y proyectos especiales)
Total de la base de datos FOTOCAT: 12.270 registros
Fotos del CUFOS agregadas a FOTOCAT
En mi último blog, en un artículo invitado, Barry Greenwood expuso su reciente viaje de investigación a las entrañas del J.A. Hynek Center for UFO Studies de Chicago. Barry copió cientos de archivos y los ha distribuido en forma de PDFs a un puñado de estudiosos, entre los que me encuentro. Uno de esos archivos contiene escaneos de 111 fotografías y documentos relacionados con presuntos avistamientos ovni ocurridos en los Estados Unidos, Europa, Latinoamérica y otros países como Irán o Australia. Ese material está en proceso de ser catalogado e integrado a los archivos digitales del proyecto FOTOCAT. Seguidamente, unos ejemplos de las imágenes recibidas. 
NUEVAS PUBLICACIONES DEL AUTOR
Trabajos originales
(1) He revisado y ampliado el artículo publicado en mi anterior blog, “The Wanaque Reservoir 1966 UFO Pictures” y se puede leer en este enlace:
(2) Mi bibliografía de investigación de 1965 a 2017, o 53 años de ufología activa, está actualizada en: http://cdufo.info/bib/bibliog1.pdf
Trabajos digitalizados 
(1) “El suceso que nunca ocurrió”. 12 de octubre de 1992, valle del Ucanca, cerca del Teide, Tenerife (Islas Canarias). El rumor de una operación militar encubierta de posible recuperación de un ovni se convierte en las tareas de saneamiento de la ladera de una montaña debido a un desprendimiento de rocas. Otro ejemplo más de exceso de imaginación y sensacionalismo. Fue publicado originalmente en Cuadernos de Ufología, número 15, 1993: 
(2) “Spanish Air Force UFO Files: The Secret´s End” (Los archivos ovni del Ejército del Aire español. El final del secreto) fue una conferencia que pronuncié en el simposio del MUFON de 1993, celebrado en Richmond, Virginia. El texto se incluyó en las actas del congreso. Ahora está disponible online aquí: 
Esta disertación, junto con el trabajo que sigue, considero que son dos documentos imprescindibles para conocer cómo se desarrolló el proceso de desclasificación ovni en España (1992-1999) y mi propio papel en el mismo. “Monitoring Air Force Intelligence” (Monitorizando la inteligencia de la Fuerza Aérea) fue la conferencia que presenté en el simposio del MUFON de 1997. El PDF que sigue es parte de las memorias del congreso: 
Reacciones al libro BELGIUM IN UFO PHOTOGRAPHS (VOLUME.1: 1950-1988)
Es una satisfacción anunciar que mi último libro, escrito con el especialista belga Wim Van Utrecht, ha sido objeto de una excelente recepción, lo cual nos complace porque hemos invertido gran cantidad de tiempo y materia gris en su concepción (ya estamos trabajando en el segundo volumen).  Su versión gratuita en línea ha recibido más de 1.200 visitas en los escasos 4 meses desde su salida. El libro aparece en dos formatos. Online (descargable, sin coste, Academia.edu) e impreso en papel, a todo color (editorial UPIAR):
Quisiera dejar constancia de una selección de extractos de recensiones, comentarios en blogs y webs y opiniones de expertos: 
Peter Brookesmith (Inglaterra): Los autores no son sino escrupulosos, meticulosos y exhaustivos al analizar las fotografías que han recogido…En suma, es un logro extraordinario y un libro indispensable para el observador imparcial. (Fortean Times, marzo de 2018, p. 30).
Martin Shough (Escocia): …la forma en que los autores enfocan este estudio y su filosofía son dignas de aplauso de todo corazón; la lógica y fotogramétrica disección de la evidencia es inventiva e impecable…Su respeto por el proceso del análisis objetivo resulta un ejemplo para otros investigadores: Es de esta forma como debemos mantener nuestras herramientas engrasadas y afiladas y es así como podemos demostrar a los científicos en disciplinas convencionales que se puede hacer un trabajo firme y exhaustivo en ufología. La exactitud de su investigación es verdaderamente forense, la claridad de sus análisis es de agradecer y la calidad de su presentación en el libro es virtualmente impecable. Lo recomiendo a todos los que quieran saber lo que valen realmente las fotografías de ovnis y a aquellos que simplemente quieran descubrir a la mejor “ciencia ciudadana” en acción. (Journal of Scientific Exploration, primavera de 2018, en prensa).
Theo Paijmans (Holanda): Es un análisis meticuloso. Todas y cada una de las fotografías se somete a un elaborado análisis y las conclusiones se presentan al lector en un lenguaje claro. El primer volumen de Belgium in UFO Photographs es una valiosa herramienta. (Skepter, primavera de 2018, p. 42).
Edoardo Russo (Italia): El resultado de esta colaboración transnacional es un ejemplo de libro de texto de como analizar imágenes ovni de forma racional, usando diversos utillajes técnicos para extraer datos útiles con los que buscar una explicación, cuando ésta sea posible: http://www.cisu.org/belgio-tutti-i-casi-fotografici/
Clas Svahn (Suecia): Mucho hay de interés para nosotros que trabajamos en el estudio de casos semejantes. Hay también clásicas imágenes teatrales cuyas narraciones se explican en detalle con las subsecuentes investigaciones y conclusiones: http://csblogg.ufo.se/csblogg3/?p=48120   
COBEPS (Bélgica): ¡Se trata de un libro indispensable!
Greg Eghigian (EE. UU.): Considerando como los escenarios que rodean los casos de objetos volantes identificados pueden informarnos de cómo interpretar los de objetos no identificados, ya vale la pena el tiempo que se dedique a este libro. Y hay un gran plus, está asequible gratis: 
Frederick Delaere (Bélgica): Indudablemente es un libro maravilloso sobre las fotografías ovni en Bélgica. Una obra que debe estar en la biblioteca de todo investigador serio.
Patrick Ferryn (Bélgica): Estoy convencido de que este libro será un hito y estoy impaciente por descubrirlo. Es realmente una obra de obligada lectura para cualquier ufólogo. Habéis escrito aquí uno de los libros más importantes en la historia de la ufología, que se convertirá en un clásico y con toda razón. Animo a todos a leerlo.
Hans-Jürgen Köhler (Alemania): Apenas he ojeado vuestro libro y estoy emocionado. Habéis realmente tenido éxito en reunir y explicar vívidamente el misterio de las fotos de ovnis. Esto puede aplicarse bien más allá de las fronteras belgas. Un trabajo de clase.
Thiago Luiz Ticchetti (Brasil): ¡Muy buen trabajo!
Ole Henningsen (Dinamarca): Un gran empeño, un super trabajo hecho por dos dedicados investigadores ovni europeos.
Gilles Fernandez (Francia): Un gran trabajo, bravo y gracias por ponerlo de nuevo en acceso libre.
Manuel Borraz (España): Un trabajo que impresiona por dos razones: por un lado, la meticulosidad y el rigor del proceso de documentación, análisis y discusión de casi cuatro décadas de pruebas fotográficas del "fenómeno OVNI" en Bélgica; por otro lado, el escaso, por no decir nulo, valor probatorio que resulta tener ese corpus de registros fotográficos. Aunque esto último es algo que, a estas alturas, ya no debería sorprendernos.
Roger Paquay (Bélgica): Magnífico trabajo
Jacques Bonabot (Bélgica): Me ha emocionado el trabajo, es un nivel que nunca había visto…aguardo impaciente a leer el segundo volumen.   
Tim Printy (EE. UU.): Es un documento muy bien elaborado y, lo mejor de todo, es gratuito. Recomiendo muy mucho a todos los lectores de la revista que se descarguen y lean este libro. (SUNlite, enero-febrero de 2018).
Robert Sheaffer (EE. UU.): El aspecto más impresionante de este volumen es su esmerada metodología. Incluso si no estás interesado en casos ovni retrospectivos y poco conocidos de Bélgica, el libro vale la pena adquirirlo para comprobar como los autores realizan sus investigaciones:  
Nuestro anuncio de prensa ha sido reproducido en varios blogs, webs y revistas de Europa y Latinoamérica: Outer Limits Magazine, de Chris Evers (Inglaterra); Misterios del Aire, de J.C. Victorio Uranga (España); UASPG, Milton Hourcade (Uruguay); Belgisch UFO-Meldpunt (Bélgica); El Ojo Crítico (España); SPICA (Francia).  
INVESTIGACIÓN Y CASUÍSTICA
Deconstruyendo una foto falsa de 1950
Hay imágenes que uno ha visto repetidamente que, a su vez, tienen un origen oscuro. Ello le suma misterio. Esta foto que traigo a colación es una de ellas. La conocía prácticamente desde que era un adolescente y en ocasiones durante mi vida como investigador de ovnis me he topado con diversas reproducciones. Pero nunca opté por investigarla. Por casualidad, hace poco un ufólogo estadounidense me preguntó al respecto y me envió su propia información. Finalmente había encontrado la fuente donde se publicó por primera vez. Me puse entonces a revisar toda la bibliografía que había compilado en FOTOCAT al respecto, me sumergí en una pista española de la que me puse a tirar y creo haber encontrado cuál podría haber sido la motivación original que llevó a crear esta fotografía. Ya puestos, he pedido a cuatro analistas fotográficos que la estudiaran. Todo esto ha culminado en el siguiente artículo, cuya referencia formal es esta: 
DECONSTRUYENDO UNA FOTO FALSA DE 1950
Vicente-Juan Ballester Olmos
(Traducción:  Luis R. González)
Esta historia puede contarse de dos maneras. Comenzando con el problema y terminando con la solución, o a la inversa. En el caso de esta controvertida fotografía ovni, aparecida en los primeros años de la locura platillista, he preferido obviar la cronología de cuando los investigadores fueron descubriendo los hechos para seguir la secuencia histórica, es decir, cuando éstos se desarrollaron, aunque fuesen conocidos con posterioridad.
La Voz de España era un periódico franquista que se editaba en San Sebastián, provincia de Guipúzcoa, en el norte de España y a escasos 20 km de la frontera con Francia. La portada de la edición del miércoles 22 de marzo de 1950 compartía las varias noticias seleccionadas con este asombroso titular: “Platillos volantes sobre San Sebastián”. Según esta información, a las tres y media de la tarde del domingo anterior, el señor Mauricio Basurco, mecánico dentista, y sus dos hermanas gemelas vieron “una cosa negra” por el cristal de la ventana de su piso. “Recordé en el acto la moda de los platillos volantes”, dijo el entrevistado. El objeto se perdió de vista por entre un tejado. Una de las hermanas fue a la ventana de la cocina desde donde vieron otros dos objetos. “A ninguno nos parecieron aviones”, afirmó el señor Basurco. “Tenían forma ovalada con una raya negra en medio y alrededor de esta se desprendía algo que brillaba como chispas. Se metieron entre unas nubes y volvieron a aparecer sobre el fondo azul del cielo. Ahora su forma era negra y, considerada desde nuestra lejanía, representaba un disco de gramófono”. Entonces surgieron cinco más, de los que tres marchaban casi juntos “como en escuadrilla”. El fenómeno duró en total de cinco a seis minutos.
La Voz de España, edición del 22 de marzo de 1950. Fuente: J.C. Victorio Uranga.
Desde mi punto de vista, éste sería el insospechado preludio, revelado ahora por vez primera, de una larga historia. El Teen-Age Times fue un semanario para jóvenes editado en Dublín (Irlanda) y que tuvo una vida muy corta1. De corte sensacionalista, en su edición del 24-26 de marzo de 1950 dedicaba su portada a una extraordinaria exclusiva: Los rusos habrían desarrollado una “bomba en suspensión” capaz de “flotar como una estrella roja sobre cualquier ciudad”; tal hecho estaría de alguna forma relacionado con la aparición de los platillos volantes. La noticia estaba firmada por “Premio Nobel”. Junto al texto aparecía una ilustración calificada nada menos que como “la primera y sensacional fotografía de Los Platillos Volantes”. Dos verdaderos bombazos… de ser ciertos. En lo referido a las “bombas en suspensión”, nadie ha vuelto a oír de ellas nunca más. Con respecto a la foto, la juzgaremos más adelante. 
Este artículo lo ha motivado el ufólogo norteamericano David Marler, quien ha dedicado mucho tiempo a investigar el origen de dicha fotografía. Hace poco tiempo, David me preguntó qué referencias existían en mi catálogo FOTOCAT sobre la misma. En ese momento, este “incidente” aparecía en dos entradas diferentes, una localizada en Dublín y otra en Méjico. La razón de este error se entenderá en los párrafos siguientes.   
Portada del Teen-Age Times del viernes 24 de marzo de 1950. Fuente: D. Marler.
La sensacional fotografía pretendía mostrar el vuelo de una escuadrilla de platillos volantes sobre un fondo de nubes. La única información facilitada por el medio aparece en una pequeña nota al pie que no indica ni procedencia, ni fecha, ni lugar. La propia imagen era la prueba.
Me inclino a pensar que los jóvenes editores del periódico irlandés supieron del caso español, publicado un par de días antes. La imagen de varios óvalos negros volando en formación por el cielo les habría inspirado para diseñar una foto ovni que mostrase una flotilla de cinco discos voladores.
Cobertura mediática
La foto alcanzó difusión mundial, tanto de forma inmediata como en años posteriores. Dado que la fuente original carecía de información, todas las reproducciones posteriores se adaptaron a los intereses del medio (periódico, revista o libro) donde se utilizaba, generando una multiplicidad de orígenes para la foto, tanto respecto a la fecha como al lugar donde habría sido tomada. A continuación, presento una muestra de distintas entradas bibliográficas a modo de ejemplo.
La primera reproducción de la foto apareció en un periódico en lengua francesa de Bruselas (Bélgica) conocido como La Dernière Heure, correspondiente al 28 de marzo de 1950, que la insertó en su primera página, aunque girada 90°. El editor, que firmaba como “K”, apenas redactó un breve pie de foto repitiendo la especulación de la revista irlandesa de que los platillos volantes eran “bombas suspendidas” y lo finalizó con esta locución: “Se non è vero” (si no es verdad…). 
Foto y texto aparecidos en La Dernière Heure, 28 de marzo de 1950. Fuente: D. Marler.
Le sigue la publicación en portada de la revista italiana L’Avvenire d’Italia, editada en Bolonia el 30 de marzo de 19502. La segunda nota presentaba la imagen como “la fotografía de cinco discos que aparecieron en el cielo mejicano y fueron perseguidas por varios aviones”. El 12 y el 16 de marzo de 1950 habían tenido lugar varios avistamientos ovni sobre el aeropuerto internacional de Méjico D.F., de lo que ya se habría hecho eco probablemente este semanario. La foto se relacionó con estos casos de forma oportunista. Cabe añadir, que los avistamientos mejicanos fueron debido a las evoluciones de un globo meteorológico.
Reproducción de baja calidad de la portada de L’Avvenire d’Italia, 30 de marzo de 1950. Fuente: G. Stilo.
The Outspan fue un semanario sudafricano. En su edición del 1 de enero de 1954 incluía un artículo de David Marais titulado “¿Estamos siendo observados?” que incluía una reproducción invertida 180 grados de la foto irlandesa3. La nota al pie decía: “Otra fotografía que muestra cinco objetos metálicos flotando bajo un cielo lleno de nubes. Fueron fotografiados en Gran Bretaña”.
The Outspan, 1 de enero de 1954.
El destacado pensador y ufólogo francés Aimé Michel publicó su primer libro en 1954: Lueurs sur les soucoupes volantes, Mame (París). Allí, en la imagen número 28, podemos encontrar la misma foto, descrita ahora como “otra fotografía americana de platillos volantes”. Me temo que el querido Aimé no siempre podía controlar los materiales empleados para ilustrar sus libros, o quizá la idea del origen norteamericano se añadió porque el contexto venía referido a los avistamientos ovni en aquel país.
Lueurs sur les soucoupes volantes, Aimé Michel, Mame, 1954. Fuente: B. Mancusi.
El libro de Aimé Michel fue traducido al inglés y publicado en los Estados Unidos en diversas ediciones, tanto en tapa dura como en rústica. Por ejemplo, Criterion Books (Nueva York) puso en circulación en 1956 una edición titulada The Truth about Flying Saucers, donde dicha fotografía aparecía con el número 21 e idéntico pie. Como fuente, se mencionaba a la agencia Keystone.
The Truth about Flying Saucers, Aimé Michel, Criterion, 1956. Fuente: O. Henningsen.
La siguiente etapa en nuestro viaje bibliográfico, que sabemos incompleto, por algunos de los lugares donde nuestra fotografía ha servido para ilustrar artículos y libros, nos lleva hasta el Rand Daily Mail del 4 de enero de 1972, donde aparece junto a la siguiente frase: “¿Platillos volantes sobre Dublín? Esta fotografía, perteneciente a ese 5 por ciento de documentos ovni inexplicados, fue tomada en 1950”. En el año 1972, manifestar que sólo el 5 por ciento de todos los avistamientos de ovnis quedaba sin explicar, suponía ya un avance considerable.
Borroso recorte del Rand Daily Mail, fechado el 4 de enero de 1972. Fuente: M. Gershtein.
Un libro italiano dedicado enteramente a pretendidas fotografías de ovnis, Objettivo sugli UFO, elaborado por Gianfranco de Turris y Sebastiano Fusco (Mediterranée, Roma, 1975), incluía en la colección nuestra foto (Keystone Photo), con una fecha y localización muy particular: “Newport News, Virginia, USA, 14 de julio de 1952. Esta foto documenta uno de los avistamientos más famosos, el que tuvo lugar a bordo de un DC-4 de Pan American volando sobre Virginia, con los pilotos civiles William B. Nash y W.H. Fortenberry a los mandos”. Es cierto que el avistamiento aéreo de Nash-Fortenberry fue uno de los incidentes más sonados de los inicios de la década de los 50, pero la idea de vincular nuestra foto a dicho avistamiento es sólo ¡producto de la imaginación de los autores de dicho libro! 
Noticia falsa en el libro italiano de Turris-Fusco.
En ausencia de cualquier tipo de información sólida sobre la fuente original, cada nuevo escritor que utilizaba la imagen para sus fines, la envolvía en sus propias palabras. “Estos ovnis en formación de V modificada fueron fotografiados en algún lugar de los Estados Unidos en los años 50”, son las que encontramos en la página 85f de una compilación norteamericana de fotos ovni, UFOs. A Pictorial History from Antiquity to the Present, de David C. Knight publicada por McGraw-Hill en 1979.
La foto en la colección de David Knight.
Esta imagen torpe y tosca de unos platillos volantes ha ayudado a lo largo de los años a mantener la fe en este mito del siglo XX. Tanto los medios generalistas como los especializados, cayeron en la trampa de aceptar la validez del documento sin cuestionarlo. Cada cual añadió los comentarios que estimó oportunos. Si la imagen era atractiva, ¿para qué molestarse en investigar y estropear la historia?
La mejor versión impresa de la fotografía fue puesta a la venta en Internet hace algunos años, siendo rápidamente adquirida por David Marler. Según me comentaba4, esta imagen era una versión sin recortar y mayor que cualquiera de las conocidas. En la actualidad, existen otras versiones disponibles en el mercado5.
Esta imagen 8x10 en brillo, aparecía pegada en el reverso de un teletipo de noticias de la agencia Keystone fechado el 25 de marzo de 1950, indicando que había sido tomada del periódico dublinés Teen-Age Times. Fuente: D. Marler.
Análisis
Examinemos la foto en sí. Si consideramos la fuente (básicamente un periódico de entretenimiento para jóvenes), el texto que acompaña a la misma y su propia tosquedad, no hace falta ser muy listo para concluir que se trata de una imagen fabricada para ilustrar una noticia inventada referida a los platillos volantes.
He consultado a cuatro analistas fotográficos expertos de Europa, Estados Unidos y América latina su opinión sobre la imagen. El consenso ha sido unánime: se trata de un fraude. Las discrepancias aparecen a la hora de determinar la técnica empleada para realizarlo.
John English (antiguo especialista técnico del NARCAP) concluye que “el realzado de la imagen indica que se añadieron componentes circulares al fondo original. Asimismo, muestra marcas de implementación cerca de dichos rasgos circulares (ver flechas), posiblemente necesarios para ayudar a su aplicación material”.
Realce de la imagen. © J. English.
El investigador norteamericano ha empleado técnicas informáticas de mejora de los bordes para revelar “componentes circulares consistentes con un depósito líquido” (abajo, izquierda) mientras que la eliminación del fondo de la imagen muestra “componentes circulares consistentes con un depósito líquido sobre el fondo” (abajo, derecha).
Para John English, “los resultados de los análisis realizados muestran que los componentes circulares en esta foto han sido añadidos -o superpuestos- a la superficie de la foto original. Dichos componentes son consistentes en forma y características con un depósito líquido”. Por tanto, concluye: “Los artefactos parecen ser gotas, su forma y características son consistentes con las de un líquido sobre un substrato y muestran lo que parece ser tensión superficial con un gradiente de tensión en los bordes”6.
El analista de imágenes belga Benoît Mussche concluye tras examinar la imagen: “He mejorado la imagen y no parece tratarse de objetos en el cielo. Más bien sería una foto del cielo a la que, en la sala de revelado, se le añadió una foto de objetos sólidos sobre una superficie plana en un fondo negro (o blanco, no importa). Los objetos en sí ni siquiera aparecen simétricos o diseñados con la menor preocupación por el aerodinamismo. En cualquier caso, un fraude claro”7.
Imagen mejorada. © B. Mussche.
Desde Méjico, la evaluación de Leopoldo Zambrano Enríquez es la siguiente: “Esta fotografía me recuerda a la de 1963, supuestamente tomada por un piloto comercial desde el aire sobre Venezuela8. Resultó ser sencillamente un botón sobre la imagen de una toma aérea y vuelta a fotografiar. La sombra del platillo fue dibujada sobre la foto y después se re-fotografió el conjunto. Muy probablemente fue un fraude hecho por el mismo periódico que la publicó”9
Tomada supuestamente durante un vuelo nacional entre Barcelona y Maiquetia (Venezuela) en 1963, se trata de uno de los varios fraudes creados por Delio Ribas, también conocido como Francisco Arrieta o Iñaki Osés.
Nuestro último experto consultado, Mark Easen, analista fotográfico del BUFORA británico, señala que las distintas fotografías disponibles “parecen ser versiones ligeramente distintas de la misma fuente (la imagen del periódico), cada cual con sus propios niveles de contraste, exposición, e incluso una está rotada 180 grados respecto de las otras dos versiones… Las imágenes con la que hemos podido trabajar tienen una calidad muy pobre, lo que impide una identificación positiva de los objetos a partir de la propia fotografía, aunque puedo decir que la iluminación de algunos de los objetos mayores parece algo inconsistente con la dirección aparente de la fuente de luz principal (el Sol)”10. A modo de resumen, el estudio realizado por Easen continúa: “Al no existir ninguna declaración testimonial disponible, tenemos poco con lo que alcanzar una decisión objetiva sobre qué es exactamente lo que la imagen nos muestra. En mi opinión, la foto podría haber sido tomada a través del cristal de una ventana donde se hubiesen pintado o colocado algunas formas u objetos. ¿Quizá esta posibilidad explicaría la aparente inconsistencia en la iluminación de los objetos? El foto-analista británico concluye: “No obstante, una cosa es segura. No existe nada en la prueba aportada ni derivada de esta que indique la intervención de algo no humano, extraterrestre”.
Wim van Utrecht, un veterano e ingenioso ufólogo belga, envió la siguiente opinión sobre la foto al foro europeo “EuroUFO”, donde yo había comenzado un debate sobre la misma: “Por lo que pueda valer -manifestó Van Utrecht- y juzgando en base a la mejor de las imágenes, me pregunto si esos grandes objetos no podrían ser simples champiñones colocados sobre una placa de cristal y fotografiados contra un fondo nuboso. Los objetos más pequeños serían simples salpicaduras de grasa”11.
Pero todavía dijo más. Wim van Utrecht señaló graves problemas en la iluminación de los diversos componentes de la fotografía. La iluminación de estos proviene de ángulos diferentes. Una situación incoherente que refuerza claramente el argumento “contra la idea de que se trate de una formación de objetos flotando en el cielo”12.
Fuentes de iluminación. © Wim van Utrecht.
Extender más este breve artículo sería una pérdida de tiempo. El caso no merece más dedicación. Se trata de un montaje más allá de toda duda. Pero esta presentación nos ha permitido exponer la evolución de una foto ovni, su posible inspiración y como muchos autores la han empleado sin documentarse como es debido.
Notas y referencias
(1) Según David Marler, ese tabloide semanal fue publicado solo entre noviembre de 1949 y abril de 1950, 
(2) Giuseppe Stilo, Scrutate I cieli! UPIAR, 2000, página 344,
(4) David Marler, “The Flying Saucer Invasion of 1950 - Farmington, NM and Beyond”, en 2016 MUFON International Symposium Proceedings, Orlando, Florida. Actualización 2018:
(6) John English, correos electrónicos a V.J. Ballester Olmos, 16 y 17 de febrero de 2018.
(7) Benoît Mussche, correo electrónico a V.J. Ballester Olmos, 17 de febrero de 2018.
(8) The A.P.R.O. Bulletin, marzo-abril de 1967, página 5, 
(9) Leopoldo Zambrano Enríquez, correo electrónico a V.J. Ballester Olmos, 18 de febrero de 2018.
(10) Mark Easen, correo electrónico a V.J. Ballester Olmos, 19 de febrero de 2018.
(11) Wim van Utrecht, correo electrónico a EuroUFO, 16 de febrero de 2018
(12) Wim van Utrecht, correo electrónico a V.J. Ballester Olmos, 16 de febrero de 2018.
Agradecimientos
Debo agradecer a David Marler la inspiración para revisar este caso, inexistente pero repetidamente publicitado. A Ricardo Campo (España), Giuseppe Stilo (Italia), Mikhail Gershtein (Rusia), Bruno Mancusi (Suiza), Ole Henningsen (Dinamarca) y J.C. Victorio Uranga (España) por la documentación facilitada. A Claude Maugé (Francia) y Ulrich Magin (Alemania) por algunas referencias. A John English (EE. UU.), Wim van Utrecht (Bélgica), Benoît Mussche (Bélgica), Leopoldo Zambrano Enríquez (Méjico) y Mark Easen (Reino Unido) por los análisis de la imagen. A Martin Shough (Escocia) por corregir la versión original en inglés. A Luis R. González, por la traducción al castellano.  
La responsabilidad de los medios de comunicación
Últimamente asistimos a una procesión de programas y documentales sobre ovnis (en sus múltiples facetas, a lo largo de la historia o en la actualidad) en canales de TV privada o pública, en abierto o de pago, generalistas o especializados, que arrojan toda suerte de despropósitos, alterando la realidad gracias a cinematográficas recreaciones, falsas reconstrucciones de los hechos de los que pretenden informar.
Lo grave del caso es que dichos productos para el consumo de masas engañan, tergiversan y desinforman, corrompiendo el conocimiento del público y creando estados de opinión infundados pero proclives al sostenimiento de lo misterioso, tratando de fomentar la audiencia hacia esos formatos. 
Se presentan como algo anormal e insólito -en suma, inexplicables por la ciencia- experiencias y episodios que en realidad tienen un origen del todo usual, trivial o conocido, aunque a veces infrecuente.
A sabiendas. Porque sus directores tienen conocimiento de la verdadera razón de ser de esas supuestas anomalías espaciales. Pero no les interesa zanjar los temas, para no abortar su continuada explotación. Hay que hacer caja a toda costa, habida cuenta que el espectador ignora esos temas en profundidad.
Se está ejecutando una verdadera barbarie cultural, una prevaricación intelectual que parece pasar desapercibida, gracias a que hay otros problemas de mayor envergadura a los que dedicar el ejercicio de la crítica.
¿Libertad de expresión y de creencias? Siempre, a toda costa y por encima de todo. ¿Censura? Nunca. Pero sí el derecho a la crítica directa y nominativa al engaño deliberado. No se puede confundir al espectador desprotegido con historias aberrantes que manipulan la realidad.
Esperemos que los autores de este atropello a la racionalidad no se salgan de rositas, reciban la crítica del mundo científico, periodístico y cultural y la historia les juzgue con la severidad que merecen por conculcar la educación de la gente y falsificar sucesos puramente convencionales.
CEFAE Argentina, Informe anual 2017
El comodoro Rubén Lianza, de la Fuerza Aérea Argentina, director de la Comisión de Estudio de Fenómenos Aeroespaciales (CEFAE), ha logrado elevar a la categoría de sobresaliente la modesta unidad que existe en ese país para el estudio científico de los informes ovni que ciudadanos preocupados remiten a las autoridades en busca de una explicación. Cada año, como transparente servicio público que es, CEFAE difunde un informe con el resultado de todos los estudios realizados sobre presuntos “avistamientos ovni” que llegan a su conocimiento. 
Este año, el expediente tiene un notable valor añadido. Además de analizar con rigor los 16 casos denunciados durante el año 2017 (ocurridos entre 2009 y 2017), CEFAE ha estudiado tres emblemáticos casos históricos, algunos de ellos conocidos internacionalmente. Se trata del fenómeno que tuvo lugar en Campo de Mayo (Buenos Aires), el 2 de noviembre de 1972 y que ha sido resuelto al descubrirse que lo originó una nube de gas ionizado creada por el lanzamiento de un cohete de investigación espacial. O el de un objeto filmado pasando sobre la Luna que resultó ser el vuelo de un insecto enfrente de la cámara. O el muy difundido informe ovni video grabado con una cámara infrarroja desde un avión militar sobre el aeropuerto de Aguadilla (Puerto Rico) el 25 de abril de 2013. 
Esos estudios suponen una verdadera clase magistral en técnica y metodología para la identificación de presuntos fenómenos ovni. 
El siguiente enlace al Informe Final de Resolución de Casos 2017 CEFAE demuestra como se puede gestionar con precisión científica informes de supuesta fenomenología ovni en el siglo 21: https://www.faa.mil.ar/mision/informe_cefae_2017.pdf
Fallece un militar “ufólogo”
El pasado verano fallecía el coronel Antonio Munáiz Ferro-Sastre. Conocido, además de por ser uno de los jueces instructores para observaciones ovni de la Zona Aérea de Canarias en los años setenta, en 1981 fue autor de una monografía dedicada precisamente al fenómeno ovni, “Método para la investigación de fenómenos aeroespaciales”, que todos los estudiosos han conocido desde hace once años gracias a que la subí a internet a través de este enlace:
Mi relación con Munáiz se retrotrae a 1991, cuando crucé correspondencia con él para tener sus impresiones de primera mano acerca de algunos de los casos que había investigado, justo cuando comenzaba el proceso de desclasificación de la documentación ovni del Ejército del Aire y a la que yo estaba teniendo acceso de primera mano. En 2006 me autorizó a escanear su trabajo y ponerlo online, lo que hice inmediatamente. También entonces publiqué un ensayo glosando la figura de este militar y mi relación con él y con su monografía, lo que me permitió exponer sus conclusiones en su justa perspectiva. Ver: “Documentos oficiales online (I): La monografía de Antonio Munáiz Ferro-Sastre” en: 
La mayoría de los avistamientos que le tocó encuestar fueron debidos a los efectos luminosos provocados por el lanzamiento de misiles del tipo “Poseidón” por submarinos de la marina estadounidense desde el banco de pruebas del Eastern Test Range (Océano Atlántico). Lamentablemente, cuando hizo estas investigaciones -con verdadera pericia y rigurosidad- esta información le era desconocida, aunque ya apuntaba a que podría tratarse de experiencias de esa categoría. Para profundizar en ello, sugiero la lectura de mi trabajo con Ricardo Campo publicado en la Revista de Aeronáutica y Astronáutica
Uno de los casos más extraordinarios investigados en su día por Munáiz fue el espectacular y masivo avistamiento del 22 de junio de 1976. El siguiente minucioso informe del estudioso canario Ricardo Campo zanja la cuestión de forma terminante: 
En mayo de 2014 me reuní finalmente con Munáiz en su querida finca de Jávea (Alicante), encuentro personal tantas veces retrasado por mis ocupaciones. La foto que cierra este breve comentario (hecha por mi colaborador Jaime Servera, que me acompañó en la visita) sirve de homenaje a este apreciado militar que se vio obligado a hacer de ufólogo.
El estudio ovni del Pentágono
Empezaré por el final. En 2012 el Ministerio de Defensa estadounidense cortó el grifo de la financiación del llamado Advanced Aerospace Threat Identification Program (AATIP), lo que significa que ese programa no llegó a ninguna parte.  Se había creado con la supuesta pretensión de identificar modelos aeroespaciales avanzados que supusieran un peligro para el país. Y es que América sigue siendo la Tierra de Promisión, siempre que tengas las necesarias influencias: en 2007, un puñado de políticos en su senectud (dos de ellos ya fallecidos), funcionarios, militares y un empresario multimillonario que tenían en común su mutua amistad y su obsesión por los ovnis, lograron arañar 22 millones de dólares del presupuesto de Defensa (2008-2011) para que la DIA (Defense Intelligence Agency) creara un programa encubierto para investigar ovnis.  La mayoría de ese dinero fue a parar a Bigelow Aerospace, empresa de Robert Bigelow, un magnate que está verdaderamente obcecado con el tema de los ovnis extraterrestres.
No crean que esa cifra es importante: el presupuesto de Defensa de los Estados Unidos es de 600.000 millones de dólares, así que eso es “na y menos”. Lo verdaderamente importante es que el portavoz del Pentágono Thomas Crosson ha declarado que el programa se finalizó porque “hay otros temas prioritarios que merecen financiación” y porque esa decisión se inscribía en “el mejor interés de del Ministerio de Defensa”. Se puede hablar más alto, pero no más claro.
El tiempo sacará a relucir como ese “estudio ovni del Pentágono” fue algo muy diferente al Proyecto Blue Book (clausurado en 1969), o al Proyecto de la Universidad de Colorado (1966-1968), investigaciones institucionales de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, sino algo pergeñado entre obsesos por los ovnis con influencia política y dinero. 
El encargado del programa, Luis Elizondo, dice que, a pesar de la falta de dotación presupuestaria de Defensa, éste continuó hasta su dimisión en octubre de 2017, bajo la cobertura de la CIA y la Marina. De ahí pasó, junto con otros personajes, a crear la llamada Academia de las Artes y las Ciencias- A las Estrellas, una sociedad con afán de lucro que persigue inversores para financiar proyectos que, a mí al menos, me parecen descabellados. 
¿Qué quieren que les diga? Algo vergonzoso. Pero si durante unos años ese trabajo fue pagado con fondos oficiales, todo el material recogido y los estudios hechos (por muy especulativos que sean) tendrán que ser expuestos a la luz pública. Porque, eso sí, a los que estaban en el ajo les gustaba más el secreto que a los niños las chucherías. Y es que no hay nada peor que militares, científicos y políticos crédulos, con fondos. 
Poco a poco van apareciendo pantallazos de luz en el oscurantismo de ese programa ovni del Pentágono y de algún video que se ha publicado como prueba de que los ovnis existen. En febrero pasado se han aireado tres ensayos interesantes. El de Micah Hanks, el informe del Goddard’s Journal y el escrito de Sarah Scoles en Wired. Recomiendo su lectura:
Miscelánea
(1) “El lanzamiento de SpaceX que sorprendió a California o cómo se forman las estelas de los cohetes”, por Daniel Marín, muy pedagógico:
(2) Curt Collins ha creado un excelente índice documental sobre el encuentro ovni que tuvo la familia Cash-Landrum:  
Ahora, aporta nuevas y sorprendentes informaciones sobre el caso. Una traducción al español se la debemos a Luis Ruiz Nóguez:
(3) Alienígenas en los tebeos (comics) españoles, un trabajo de Luis R. González:
(4) “How UFO Reports Change with the Technology of the Times” (Cómo cambian los informes ovni con la tecnología de los tiempos), un revelador artículo escrito por el profesor Greg Eghigian, de la Pennsylvania State University, en la Smithsonian Magazine: https://tinyurl.com/y7xrq6un
(5) El Dr. David Clarke, consultor para el Ministerio de Defensa inglés en el proceso de desclasificación ovni, informa en su web sobre las piezas de un pequeño platillo volante manufacturado por algún bromista y hallado originalmente en Silpho Village (North Yorkshire, Inglaterra) el 21 de noviembre de 1957. Los restos de este artefacto de origen terrestre se depositaron en el Museo de las Ciencias de Londres en 1963 y allí ha pasado desapercibido para los ufólogos hasta hace poco. Toda la historia se puede leer en este artículo: 
(6) Tres puntos de vista sobre Hynek, ahora de moda por un reciente libro biográfico, que dan una perspectiva de 360 grados sobre el científico y el hombre: “The Secret Life of J. Allen Hynek” (La vida secreta de J. Allen Hynek), de John Franch (2013), “The Close Encounters Man” (El hombre de los encuentros cercanos), de Mark O'Connell (HarperCollins, 2017) y una reseña de esta obra en el blog de David Halperin, “Journal of a UFO Investigator” (Diario de un investigador ovni), respectivamente en estos enlaces: 
(7) Encontramos un comentario sobre el libro “Scientifical Americans: The Culture of Amateur Paranormal Researchers” (Americanos cientifistas. La cultura de los investigadores aficionados de lo paranormal), del que es autora Sharon Hill (McFarland, 2017), en este enlace:https://mattbille.blogspot.com.es/2018/01/book-review-scientifical-americans.html
(8) “Ufology in Switzerland” (Ufología en Suiza), un artículo en francés de Bruno Mancusi, que se publicó primeramente en la revista UFOmania en 2012 ahora está en línea aquí: 
(9) El último informe de laboratorio publicado sobre investigación del rayo globular se titula “Synthetic electromagnetic knot in a three-dimensional skyrmion” y lo firman W. Lee, A. H. Gheorghe, K. Tiurev, T.Ollikainen, M. Möttönen, y D.S. Hall: http://advances.sciencemag.org/content/4/3/eaao3820/tab-pdf
(10) Ray Stanford es un personaje controvertido. En los años cincuenta fue acérrimo seguidor del movimiento contactista, en los setenta patrocinó el uso de la tecnología para la detección de ovnis, pero sin duda está dotado de un avezado ojo para su segunda afición, la búsqueda de vestigios fósiles de dinosaurios. Este paleontólogo aficionado ha hecho unos descubrimientos importantes que acaban de publicarse nada menos que en la revista Nature:
Como nota personal, cito un artículo que escribí hace unos años, “Encuentros cercanos con Ray Stanford” que se puede leer aquí:
Reunión informal en Feldkirchen-Westerham (Alemania), en noviembre de 2004. Ray Stanford, sentado con el ordenador portátil, de pie el Dr. Auguste Meessen y V.J. Ballester Olmos. 
BIBLIOGRAFÍA
Canarias y los ovnis
Hay dos estilos de enfocar el estudio de incógnitas de la naturaleza, de la historia o de la sociedad. Una es tratar de resolver los misterios aplicando los conocimientos de la ciencia y otra perpetuarlos para su explotación comercial. Es la diferencia entre investigación y estafa. Así lo expresa Diego Zúñiga en su libro “Noticias de Marte”: “…la mayor paradoja de la ufología: ese gusto por premiar la ineficiencia. Si explicas un caso eres aburrido en términos mediáticos. ¿A quién le puede interesar la solución de un enigma? En cambio, si eres un inepto, si cada uno de los casos que llega a tus manos es calificado de “inexplicable”, entonces sí eres carne de los medios, eres reconocido y aplicado como “ufólogo” (p. 142). Y su prologuista, Sergio Sánchez, apuntala: “…el timo, el plagio y la estupidez han demostrado ser compañeros inseparables de la ufología mediática”.
Un distinguido ejemplo del acercamiento metódico, austero y riguroso -pero del todo compatible con una lectura amena- es el que nos ofrece Ricardo Campo, doctorado en Filosofía y ya veterano estudioso de los informes sobre objetos volantes no identificados en su Canarias natal con su nuevo (y tercer) libro, titulado “El fenómeno OVNI en Canarias” (desde el siglo XVIII hasta 1980). Y ya me apresuro a etiquetarlo: si hubiera un Planeta que premiara la excelencia en “investigación ovni”, Campo se habría hecho acreedor al mismo. Cuando la explotación inmisericorde de un asunto de interés popular -en este caso, la leyenda de los “platillos volantes”- es la tónica general de la producción editorial en España (sin extenderme a otros medios), este primer volumen sobre la historia de la casuística ovni en Canarias brilla por sí solo.   
Las Canarias, esa parte insular de España más cercana a África que a Europa, posee un rico patrimonio de narraciones de fenomenología ovni. Esto se debe a varios factores, entre los que destaca la observación desde el archipiélago de los efectos luminosos del disparo de misiles balísticos estadounidenses entre 1974 y 1979 y a la actividad propagandística del periodista aficionado y obseso de los extraterrestres, el tinerfeño Paco Padrón.
En una introducción que no tiene desperdicio y que sublima el conocimiento enajenado durante 30 años de estudio, Campo afirma: Me atrevo a asegurar que buena parte de lo que usted ha leído sobre ovnis o todo aquello en lo que cree al respecto con la mayor sinceridad…puede ser completamente falso, producto sólo de mercadotecnia y de sus deseos de creer (p. 13).
Cuando el autor compara los histogramas estadísticos de 4.915 informes generados en la España peninsular con los 319 casos canarios entre 1947 y 1980, señala ser “equivalentes” (p. 39). Yo me he molestado en computar el coeficiente de correlación entre ambas series y resulta un valor de 0,9 (0,868 para ser exactos), lo que, efectivamente, demuestra que las tendencias de creación de informes ovni en territorios separados 2.000 kilómetros son iguales. Y ello se debe a una misma lengua y un caudal de noticias (y de influencias) paralelo.   
Las Islas Afortunadas parece que también lo son en magnitud de fenómenos ovni. Al menos, de ciertos tipos de historias ovni. De un censo nacional inédito de 975 informes de “aterrizaje” (V.J. Ballester Olmos, 2018), he tabulado, por ejemplo, los casos conocidos en la España peninsular y las Islas Canarias, en relación con su población (censo de 1970) y encuentro que la tasa de informes en Canarias triplica la media española, para este tipo de relato:
Habitantes (000) Casos Casos/Millón
España 33.485 884 26,4
Canarias      1.171                       91 75,8
Estoy convencido de que cuando el autor finalice su magna obra y analice estadísticamente su catálogo de observaciones, nos dará cumplida respuesta para esta desproporción específica. En la última investigación sobre la relación población-informes ovni, el físico Julio Plaza del Olmo advirtió sobre 9.000 casos españoles que, a mayor número de habitantes, mayor es la tasa de informes, lo que sería de esperar en un fenómeno sociológico aleatorio (Journal of Scientific Exploration, Vol. 29, No. 3, pp. 425-448, 2015).
La fórmula seguida por el autor para exponer las más de trescientas historias del periodo estudiado consiste en redactar un informe que comprime toda la información conocida de cada suceso -muchos encuestados o re-encuestados de primera mano-, incorporando el análisis del avistamiento, disquisiciones pertinentes y planteamiento de la explicación favorecida, cuando se encuentra. El tamaño de la memoria resultante es función de la documentación que se conserva: de media página a 22 páginas.  
Nuestro doctor Campo no persigue la resolución de los casos a machamartillo. Cuando tiene a su disposición elementos de juicio suficientemente objetivos, da el caso por cerrado; cuando no, simplemente es un cold case, dicho en términos policiales americanos. De hecho, de los 319 casos que ha recogido, investigado y expuesto en este primer volumen, solo 196 quedan explicados. Un “bajo” 61% si consideramos que las estadísticas mundiales más profesionales -las del GEIPAN francés- señalan que el índice de informes sin resolver de los últimos 10 años es sólo del 2%. Pero con tantas noticias con un nivel informativo a nivel de basura, el porcentaje canario incluso es alto.
Campo ha sabido asesorarse bien por múltiples técnicos y especialistas en varias materias científicas. Cada informe termina con la relación completa de la bibliografía consultada, de forma que cualquier estudioso puede reconstruir la argumentación. 
El libro pasa revista a algunos casos clásicos, que hemos leído en otros libros, aunque tratados desde una perspectiva dispar, y muchos otros desconocidos. Pero hemos visto que muchos de ellos acaban siendo ejemplos -a veces, sí, atrayentes, hasta seductores- de fenómenos naturales o artificiales no reconocidos por los observadores. La panoplia de avistamientos es amplísima, absurdamente incoherente y caótica, tan aleatoria como es el impacto que a cada uno produce la visión por sorpresa de algo que no sabe reconocer. Aviones, cuerpos celestes, globos, bólidos, misiles, reentradas, satélites artificiales, embarcaciones, sin olvidar algunos fraudes testimoniales o fotográficos, un largo elenco de confusiones potenciales que Campo aborda sin complejos.  
Esta metodología pone de manifiesto tanto que avistamientos aparentemente extraños esconden realmente revelaciones insustanciales o comunes, cuanto la incapacidad, negligencia o mala fe de esos reporteros del misterio cuya misión en la vida parece ser encontrar unas presuntas narraciones extraordinarias. 
Hay entre los muchos acontecimientos que el libro reseña y enjuicia, algunos intrigantes, curiosos o espectaculares, con independencia de su esencia o condición. Y prefiero que los descubra el lector por sí mismo. Casos de aparente alta extrañeza, como la peripecia que dice haber vivido Isabel Almeida en el verano de 1958 o 1959 (pp. 112-122) de su encuentro con una esfera de luz que llevaba una persona dentro (aterrizaje con humanoide, en la jerga ufológica) y que Campo califica de “experiencia privada, ya fuera un sueño u otro estado transitorio”. Y es que hay un debate actual en torno a si esos eventos marginales unipersonales no son otra cosa que manifestaciones de “falsos recuerdos”, como Loftus y otros académicos han estudiado. Eso dejaría una opción más entre la pura realidad y la mentira: una especie de fantasía psicológica no patológica y no premeditada.
Naturalmente que no se tiene una explicación terminante y segura para diversos sucesos. Pero hay dos factores que contribuyen a ello: la antigüedad de los hechos y la falta de investigación contemporánea de los mismos. A cuarenta, treinta o veinte años vista, investigar un episodio, en el que hay mucho de impresión y de emoción, resulta virtualmente imposible. Y menos racionalizarlo. 
Resulta obvio que seguirá habiendo ovnis, vamos, avistamientos de ovnis. Porque siempre habrá alguien que no sepa identificar lo que ve. Y en la medida que esté imbuido por informaciones espurias, mayor será la disociación entre la observación real y la contada. Además, la investigación ufológica, al no ser parte de nada reglado o reglable, se realiza a nivel amateur -aunque sea por titulados y expertos-, a tiempo parcial, sin el instrumental óptimo ni el apoyo técnico necesario. En tales condiciones, es innegable que siempre quedarán casos sin resolver. El “residuo” falaz.
En sus artículos, Campo ha usado el término “hinbestigasión” para calificar lo que practican algunos epistularicidas (mi neologismo para los asesinos de las letras) que en realidad venden historias recordadas como hechos fidedignos y exactos, amparándose y aupándose en toda suerte de errores de observación por testigos que resultan asombrados ante la aparición de fenómenos naturales o artificiales, triviales o no, que son incapaces de explicar, que de buena fe malinterpretan y cuya apariencia tergiversan groseramente. Fenómenos normales que se convierten en extraordinarios en virtud de la sorpresa o la inquietud del perceptor, de su estado psicológico y de otros muchos factores humanos que potencian o alteran su sensibilidad sensorial. A tales confusiones visuales -ilusiones- hay que añadir una variada gama de alucinaciones pasajeras, incidentes de parálisis del sueño, falsos recuerdos, etc. Tal “hinbestigador” pretende hacer pasar la simple anotación o transcripción de la evocación de una “experiencia” por parte de un confundido testigo por una verdadera encuesta técnica o científica. 
Ricardo Campo es la antítesis del mal investigador. Es minucioso, documentado, preciso en la adquisición de datos y en su evaluación. Se nota que quiere llegar al fondo de las cosas y no quedarse en cuentos chinos que complacen a unos o que sirven para reforzar las creencias de otros. Porque la ufología -si es que el vocablo tiene algún sentido- debe significar la manera ordenada de acceder a lo que el observador ha visto o experimentado sin influirle, no una mera lectura de las impresiones personales subjetivas e imprecisas que narran algunos declarantes.
Ese genuino proceso de investigación es laborioso y los textos de Campo son la punta de un iceberg. Detrás hay un dilatado periodo de comprobaciones, averiguaciones y consultas que buscan trazar la verdad. Pero en ufología es la creencia y la posverdad lo que impera. Por ello no es de extrañar que la academia, quien detenta el saber, la cultura o la ciencia, o los poderes de los estados, no otorguen a esta materia ningún interés. Hubo un tiempo en que científicos, revistas especializadas, universidades y gobiernos se ocuparon del asunto de los ovnis. Eso ya pasó a la historia al constatar la falta de argumentos de los proponentes y la ausencia de evidencia de un fenómeno extraño. 
El avezado lector de libros sobre ovnis de autores ilusos o crédulos (por incompetencia, ingenuidad, interés crematístico y/o creencia) no pasará por alto que nunca hay dos ovnis (máquinas aéreas) iguales, ni tampoco dos humanoides (seres vinculados) idénticos. Normal. Porque esas imágenes son el fruto de la imaginación exaltada del que narra en primera persona. Esas ensoñaciones, que pueden partir o no de un avistamiento inicial real, pero de distinta naturaleza, son creaciones del córtex cerebral del partícipe de la visión y si se recogen sin más y se ponen negro sobre blanco y se transmiten a una desprevenida audiencia, se convierte en un ejercicio falso.   
Si la guitarra del genial Woody Guthrie era una “máquina de matar fascistas”, la obra del filósofo Campo es una apisonadora para las observaciones equívocas. Si ejercicios de averiguación y pesquisa semejantes se desarrollaran en otras regiones, la incidencia de incidentes ovni misteriosos descendería abruptamente. Pero la moda actual de lanzar libros recopilatorios de toda suerte de misterios y leyendas locales, cuyos autores representan al anti-cronista, va en sentido opuesto a la racionalización y opta por la novelización de ciertos sucesos tradicionales. 
Y si de filósofos hablamos, tengo la excusa para citar una notable reflexión de Fernando Sabater, que dejó escrita en su artículo “Drogas”, publicado en El País del 17 de febrero pasado y que bien se aplica a nuestro problema: “Las supersticiones son consideraciones falsas acerca de lo real, más influidas por el miedo que por la observación, a las que cualquier circunstancia vale como refrendo y nada sirve como refutación”.
En la literatura científica o académica a lo largo de la historia hay algunos textos de referencia obligada. Son normalmente libros que marcan un antes y un después de su aparición en la disciplina correspondiente. Esta obra de Ricardo Campo, profunda y minuciosa, pero de fácil aprehensión, es un ejemplo de lo que significa el término esencial. Y lo es por dos razones fundamentales: por la información que aporta (enorme, cuidada, contrastada y bien escrita) y por las conclusiones definitivas que podemos deducir. Un libro de texto, en mayúsculas. Si yo fuera Rector de universidad o responsable de Educación preuniversitaria, incluiría este libro entre los recursos normalizados de los estudiantes, como el mejor antídoto contra el sensacionalismo, la charlatanería y el oscurantismo que rodean la falsa creencia en los platillos volantes y en los ovnis extraterrestres.
Este tomo de casi 700 páginas, denso en lo intelectual pero liviano en su comprensión, cubre únicamente los poco más de trecientos informes ovni canarios conocidos hasta 1980. Esto denota la cantidad -y calidad- del trabajo de investigación de campo de Campo.   
El libro tiene también un fantástico nivel de 304 ilustraciones, entre fotografías, dibujos, mapas, tablas y cartas celestes. “El fenómeno OVNI en Canarias”, un ejemplar que no puede dejar de constar en su biblioteca se puede comprar al excelente precio de 20 euros a través del siguiente enlace: 
Dr. Ricardo Campo Pérez, autor.
La gran invasión marciana
Este es el Tomo I del libro que, bajo el titulo de “Érase una vez en ovnilandia” nos presenta el abogado y criminólogo chileno Sergio Sánchez Rodríguez. En palabras del autor, esta es la sinopsis de la obra:
Érase una vez en Ovnilandia ofrece una historia del desarrollo de la ufología en Francia, desde sus orígenes en los años cincuenta hasta nuestros días. Concretamente, se trata de una historia de las hipótesis, especulaciones y debates teóricos que han marcado la saga ovnística francesa, y que le han dado un sello particular y característico, tan distinto del que viene siempre asociado a la ufología estadounidense, con sus platillos volantes estrellados y sus conspiraciones infinitas. Hacer la “historia francesa de las ideas ufológicas” ha sido un subterfugio, un procedimiento oblicuo que el autor ha usado para hablar de aquello que más le interesa: las controversias en torno a la naturaleza de un fenómeno dudoso, la difusión de las creencias colectivas, las “estrategias de combate” en la disputa entre creyentes y escépticos y, en fin, la pregunta de cómo puede ser aprehendido todo este acervo, respetando su riqueza, aunque poniéndolo siempre en el contexto imprescindible de su desarrollo histórico. Las creencias contemporáneas no serían lo mismo sin el influjo, reconocido o no, de las noticias provenientes de Ovnilandia, el lugar donde todo es posible y donde los contenidos más arcaicos se codean con la super-tecnología del futuro. Este primer volumen está dedicado, sobre todo (aunque no exclusivamente) al surgimiento, desarrollo y problemas de la llamada “hipótesis extraterrestre” (HET).
El libro puede adquirirse a través de Amazon:
Otra mirada al fenómeno ovni
El físico belga Roger Paquay ha dedicado muchos años al estudio del fenómeno ovni y ha analizado las más importantes observaciones denunciadas durante la famosa oleada de 1989 a 1992 en ese país. Fruto de sus averiguaciones y conclusiones es este libro, en francés, “Le Phénomène OVNI. Un Autre Regard”, cuya lectura recomiendo muy especialmente y que se puede descargar gratuitamente (186 páginas) desde este enlace: 
Un cielo rojo oscuro
Con este título literario se presenta la nueva obra del estudioso italiano Giuseppe Stilo (UPIAR, 2017) sobre la llegada en 1947-1949 de los discos volantes a Italia y al mundo. Es una tesis concienzuda y un trabajo muy bien documentado de 414 páginas que, una vez más, sitúa a Stilo con autoridad en el estudio del fenómeno ovni. En la sección en inglés de este blog comento este libro con más detalle. Sirvan estas pocas letras para recomendar su compra: http://www.upiar.com/index.cfm?artID=189&st=1
Los otros libros de Giuseppe Stilo forman una biblioteca en sí misma, una colección indispensable, gracias al impagable esfuerzo de la editorial UPIAR. Seguidamente doy los títulos y sus correspondientes enlaces: 
“Scrutate I cieli!”, UPIAR, 2000, 424 páginas para cubrir la oleada de 1950: http://www.upiar.com/index.cfm?artID=148
“Ultimatum alla Terra”, UPIAR, 2002. Un enorme volumen de 536 páginas dedicado exclusivamente a la oleada mundial de 1952: http://www.upiar.com/index.cfm?artID=143
“L’alba di una nuova era”, UPIAR, 2004. El fenómeno de los llamados cohetes fantasmas de 1946 examinado en un opúsculo de 228 hojas:
“Il quinto cavaliere dell’Apocalisse”, UPIAR, 2006. Este es el primer volumen, un tomo de 680 páginas, para analizar la gran oleada de 1954, repasando de enero a octubre: http://www.upiar.com/index.cfm?artID=149
“Il quinto cavaliere dell’Apocalisse, Vol. 2”, UPIAR, 2016. En este Segundo volumen, los meses de noviembre y diciembre de 1954 se estudian en otras 504 páginas: http://www.upiar.com/index.cfm?artID=186
Mysteries of the Marfa Lights Revealed
Remito al lector interesado a la reseña que he escrito de este libro (publicado en 2013) en la sección en inglés del blog. “Los misterios de las luces de Marfa revelados” es un libro científico escrito de forma muy atractiva y didáctica para el público lego por el Dr. Robert Wagers, ingeniero eléctrico de la universidad de Stanford, y su esposa Judy, exgerente de departamento en un gran centro médico universitario de Tejas. Juntos, han explorado la historia, ciencia, geografía y meteorología de las llanuras de Marfa, donde se desarrollan estos fenómenos luminosos. 
Los autores aplican la ciencia y el sentido común, el menos común de los sentidos, y nos conducen por un culto viaje que convence a cualquier mente crítica sobre la ausencia de misterio real tras las luces de Marfa. Este libro es una pieza de información imprescindible para los aficionados a este enigma:  
Declaración de la SUFOI y libro conmemorativo
A los 60 años de su fundación, SUFOI, una veterana organización danesa para la investigación de los informes de ovnis, ha querido conmemorar tal onomástica de dos formas. Una, haciendo público un comunicado que declara su posición y conclusiones después de tantas décadas de estudio. El contenido de este anuncio es profundamente significativo. Nuevamente debo enviar al lector que desee conocer en detalle este documento a la sección en inglés del blog. Pero no quiero dejar de extraer el párrafo más importante de dicho texto y que se explica por sí mismo:
En la actualidad, los muchos años de experiencia y conocimiento que hemos adquirido nos permiten interpretar los fenómenos ovni desde una nueva óptica: nada apunta a que la Tierra esté siendo visitada desde el espacio exterior, y hay muchas explicaciones realistas para los avistamientos de ovnis. Con este enfoque del mito ovni, SUFOI como organización está actualmente muy aislada. En todo el mundo hay muchas organizaciones ovni que ... no parecen interesadas en investigar los informes en profundidad, tal vez porque entonces se arriesgarían a descubrir que tienen explicaciones plausibles, incluso los que parecen más misteriosos.
Concedo toda la razón a SUFOI en su valoración y solo discrepo en una cosa: no están aislados en absoluto al sostener este pensamiento. Por el contrario, cada vez más es la tendencia mundial, en investigadores independientes y en organizaciones.
La otra forma de celebrar este aniversario es publicando el libro “UFO'er –Myter og viden” (OVNIS – Mitos y hechos), tapa dura, 204 páginas, con 120 ilustraciones en blanco y negro y color. La obra, escrita colectivamente por P. Borgaard, H. Dethlefsen, K. Møller Hansen, T. Haunstrup y O. Henningsen, puede adquirirse a través de: http://www.sufoi.dk/butik/?106,en_ufoer-myter-og-viden-b-087 o clicando el botón “Doner” en su página web: www.sufoi.dk
Secuela inesperada
En tanto en cuanto los “fenómenos ovni” se desarrollan en todo el mundo, el intercambio internacional de datos es básico para el progreso de este estudio. En el libro que acabo de citar he encontrado una imagen que inmediatamente me llamó la atención: un objeto amarillento parecido a una bola de fuego que supuestamente volaba paralelo al horizonte. Esta fotografía se tomó en la tarde del 13 de julio de 1969, a ocho millas al este de la isla Femø, ubicada en Dinamarca, al norte de Lolland, durante una travesía turística. El señor Preben Gelt pretendía capturar la pequeña isla (población 154), que se puede ver como una franja estrecha en el horizonte. En ese momento no apreció nada fuera de lo común, pero tras revelarse el carrete (foto analógica con negativos y revelado químico) descubrió esta pequeña bola de luz, con la apariencia de un meteoro brillante.
La foto fue llevada a SUFOI en 1977 y sus técnicos la analizaron, después de que los astrónomos rechazaran la idea de que pudiera tratarse de un bólido diurno. El consultor fotográfico de SUFOI, Hans Bødker, destacó el hecho de que la cola del "objeto" se encuentra completamente en paralelo con el borde de la imagen, lo que indicaría un defecto de revelado. Esto se correspondía con la falta de una observación visual, ya sea por parte del fotógrafo o por parte de otros en el barco o desde otro lugar. SUFOI solicitó la opinión del Ground Saucer Watch, una controvertida sociedad estadounidense que se ocupaba del análisis de fotografías ovni. Llegó a la conclusión de que "la raya amarilla es típica del derrame accidental de una sustancia química sobre la emulsión antes del procesamiento de la película de color". Es decir, la imagen fue causada durante el revelado de la película. SUFOI concluyó que la firma de la imagen se debía a un procesamiento químico defectuoso. Estamos de acuerdo.
13 de julio de 1969, cerca de la isla de Femø (Dinamarca). © P. Gelt. Fuente: Ole Henningsen.
Casualmente -o no tanto, dados nuestros intereses comunes-, el investigador belga Wim van Utrecht y yo no pudimos evitar conectar esta imagen con una fotografía relativamente famosa de ovnis tomada en el verano de 1966 en el aeropuerto suizo de Zurich-Kloten. Es otro ejemplo de la misma falla de procesamiento, esta vez doble.
El fotógrafo era un oficial de seguridad del aeropuerto y, al mismo tiempo, un creyente en los visitantes del espacio, no en vano era el líder del grupo ovni más antiguo de Austria, característicamente llamado "Interplanetarik Austria" (¡cuanto echo de menos cuando aún había testigos inocentes!). Durante la documentación de esta fotografía, el colega danés Ole Henningsen me informó que ya en 1985 el presidente de SUFOI, Kim Møller Hansen, había relacionado ambas imágenes que claramente compartían el mismo origen, del todo común y corriente. A esto se llama ufología comparativa, y la experiencia dicta que siempre sirve para resolver casos, nunca para agregar extrañeza a un evento ovni dado.
Verano de 1966, aeropuerto de Zurich. © Felix R. Maschek. Fuente: Daily Mail.
AGENDA PERSONAL
Abuelo por partida doble
Es una satisfacción sostener en los brazos a dos retoños de la familia, mis nietos Fernando (a la derecha de la foto, de mi hija Laura) y Lucas (de mi hija Blanca). Esto de ser abuelo es toda una experiencia vital. 
Agradecimientos
Mi gratitud a los siguientes colegas que han aportado información a la presente edición del blog: Luis Pacheco (Stratocat), Matías Morey, Luis Ruiz Nóguez, Edward Stewart, Luis R. González, Edoardo Russo, Dr. David Clarke, Ole Henningsen, Björn Borg, Rubén Lianza, Dr. Robert Wagers, Dr. Ricardo Campo y Jaime Servera.  
LIBROS DEL AUTOR
A Catalogue of 200 Type-I UFO Events in Spain and Portugal
OVNIS: el fenómeno aterrizaje 
Los OVNIS y la Ciencia (con Miguel Guasp)
Investigación OVNI 
Enciclopedia de los encuentros cercanos con OVNIS (con J.A. Fernández Peris) 
Expedientes insólitos 
Hay ejemplares en el mercado de segunda mano, por ejemplo:
Norway in UFO Photographs: The First Catalogue (con O.J. Braenne)
UFOs and the Government (con M. Swords & R. Powell y C. Svahn, B. Chalker, B. Greenwood, R. Thieme, J. Aldrich y S. Purcell)
Avistamientos OVNI en la Antártida en 1965 (con M. Borraz, H. Janosch y J.C. Victorio) 
Belgium in UFO Photographs. Volume 1 (1950-1988) (con Wim van Utrecht)
COMO PUEDE COLABORAR CON EL PROYECTO FOTOCAT
Hay varias opciones de colaboración a su disposición, a saber:
     · Trabajo voluntario, presencial o a distancia
     · Entrega de información sobre casos, fotografías, archivos, bibliografía, etc. 
     · Donaciones para ayudar a sufragar gastos corrientes de investigación
Puede dirigirse directamente a nosotros por correo postal: 
       Vicente-Juan Ballester Olmos
       Apartado de Correos 12140
       46080 Valencia
       España
O bien por correo electrónico: ballesterolmos@yahoo.es